May se enfrenta a un futuro incierto ante resultado electoral
May convocó elecciones hace siete semanas esperando ganar una gran victoria, pero en su lugar perdió el liderazgo en el Parlamento. Shutterstock/La República
Enviar

El futuro de Theresa May, primera ministra del Reino Unido, ha sido cuestionado después de que su apuesta a unas elecciones anticipadas fallara estrepitosamente, arrojando incertidumbre sobre la composición del Gobierno, así como la dirección y el calendario de las negociaciones para abandonar la Unión Europea (UE).

May optó por unas elecciones anticipadas para reforzar su mayoría parlamentaria y su posición negociadora en las conversaciones sobre el Brexit, que debían comenzar en tan sólo diez días. En cambio, el Partido Conservador se encaminaba a ganar 318 escaños, frente a los 330 que tenía al comienzo de la campaña y a los 326 escaños que necesita para una mayoría absoluta.

El Partido Laborista de Jeremy Corbyn ganaría 261 escaños, un incremento de 29, de acuerdo con proyecciones de la BBC.

Ante la perspectiva de un Parlamento en el que ningún partido tiene mayoría para gobernar, May señaló que tratará de formar gobierno para asegurar cierta certeza. Sin embargo, con las peticiones a su dimisión desde el mismo Partido Conservador, no está claro si May podrá conducir al Reino Unido en unas conversaciones con la UE que determinarán la prosperidad futura del país.

"En este momento, más que cualquier otra cosa, este país necesita un período de estabilidad", dijo May en su distrito electoral de Maidenhead, al oeste de Londres, su voz a veces temblorosa. "Si, como han demostrado las indicaciones, el Partido Conservador ha obtenido el mayor número de votos y el mayor número de escaños, nos corresponderá garantizar ese período de estabilidad y eso es lo que haremos".

La libra cayó al nivel más bajo desde enero ya que los inversores se enfrentan a otro período de turbulencia política menos de un año después de que el Reino Unido votara a favor de abandonar la UE, su mayor socio comercial.

May convocó elecciones hace siete semanas esperando ganar una gran victoria, pero en su lugar perdió el liderazgo del que disfrutaba al principio de una campaña propensa a errores, que se centró en gran parte en su visión de un Reino Unido post-Brexit fuera del mercado único de la Unión Europea. Esa "versión extrema del Brexit" ha sido rechazada por los votantes en las elecciones del jueves, según Keir Starmer, portavoz del Brexit del partido laborista.



Ver comentarios