May revela prioridades con respuesta a Trump por pacto climático
La primer ministra del Reino Unido, fue criticada por sus detractores por las palabras moderadas hacia Trump tras la salida del acuerdo de París. Bloomberg/La república
Enviar

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, se tomó su tiempo para responder a la salida del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, del Acuerdo de París sobre el cambio climático, y la forma en que lo hizo dice mucho acerca de dónde yace su lealtad.

Los gobiernos alemán, italiano y francés reaccionaron individualmente en un espacio de una hora tras el anuncio de Trump el jueves, antes de emitir una declaración conjunta en la cual dicen que "toman nota con pesar" de la decisión de Trump, y describen el acuerdo, forjado tras años de negociaciones, como "una piedra angular en la cooperación entre nuestros países".

May optó por no unirse a esas tres naciones en la defensa del acuerdo y su propia reacción discreta se produjo casi tres horas después del anuncio de Trump, en una declaración por correo electrónico que decía que la Primera Ministra había "expresado su decepción" a Trump cuando él la había llamado. En la última semana de una campaña electoral cada vez más reñida, sus enemigos políticos vieron una oportunidad para atacarla.

“La Primera Ministra ha optado en su lugar por el silencio y la sumisión a Donald Trump, esta no es la clase de liderazgo que el Reino Unido necesita", dijo Jeremy Corbyn, líder del principal grupo en la oposición, el Partido Laborista, a sus seguidores en York.

La reticencia de May a criticar con dureza a Trump sugiere que, según se acercan las negociaciones del Brexit, May se está distanciando de sus aliados europeos y poniendo la mira al otro lado del Atlántico, a una administración estadounidense con la cual quiere negociar un acuerdo comercial.

Durante horas, su partido se remitió solo a las declaraciones que May hizo previamente en el día durante un acto de campaña cuando se le preguntó específicamente sobre cómo se sentiría si Trump se decidiera en contra del acuerdo. Su respuesta fue mesurada: "Corresponde al presidente de Estados Unidos decidir qué posición adopta Estados Unidos".

Esto contrasta con la consternación expresada por pares europeos: Charles Michel, primer ministro belga, calificó la retirada de "acto brutal", en tanto Angela Merkel, canciller alemana, había tratado abiertamente de convencer a Trump de no retirarse del acuerdo climático. El presidente francés, Emmanuel Macron, difundió un mensaje de video desde el Palacio del Elíseo en inglés, calificando la retirada de "un error".

Para los activistas del medio ambiente, las palabras moderadas de May marcan un retroceso de la posición, proclamada desde hace mucho, de que el Reino Unido es líder en la lucha global contra el cambio climático. La ministra primera de Escocia, Nicola Sturgeon, acusó a May de una "abdicación espantosa de liderazgo".



Ver comentarios