May compite con Trump por salida a bolsa de empresa saudí Aramco
Enviar

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, dijo que Londres está “muy bien posicionado” para obtener la proyectada salida a bolsa de Saudi Arabia Oil Co., en tanto compite con el presidente estadounidense Donald Trump por la codiciada venta inicial de acciones del productor de crudo más grande del mundo.

La compañía, conocida como Aramco, evalúa una venta internacional además de ingresar a la bolsa saudí.

Trump tuiteó su esperanza de que los saudíes utilicen una bolsa estadounidense, antes de ejercer presión personalmente sobre el rey saudí Salman en una llamada telefónica.

“Considero que Londres está muy bien posicionado” para conseguir la cotización, esto se debe “no solo a su importancia como centro financiero internacional, sino también a que técnicamente está bien posicionado en relación con Aramco”, dijo May a los periodistas en el avión cuando le preguntaron qué grado de confianza tenía en que Londres obtuviera la venta de acciones.

May hizo estas declaraciones antes de una visita a la capital saudí —la segunda vez que va a Riad este año— y sus palabras enfatizan la importancia adjudicada a una salida a bolsa que podría ser la más grande registrada en la historia.

Para la asediada premier, significaría un voto de confianza en el Reino Unido ahora que el país abandona la Unión Europea.

La venta de acciones de Aramco es el punto fuerte del plan de reforma Vision 2030 concebido por el príncipe heredero Mohamed bin Salman para diversificar la economía del reino e invertir más en infraestructura.

May aterrizó a última hora en Riad para mantener reuniones bilaterales con el rey Salman y el príncipe heredero. Previamente, la Primera Ministra británica dijo a los periodistas que les plantearía el tema de la salida a bolsa.

El Reino Unido ya invirtió un capital político considerable en tratar de conseguir ese negocio para la bolsa de Londres.

Este mes, el gobierno acordó una garantía de préstamo de $2 mil millones, una garantía de crédito de exportación excepcionalmente grande, destinada a financiar la compra de productos británicos, pero eso también dejó a May expuesta a la sugerencia de que estaba tratando de influir sobre la decisión relativa a la salida a bolsa.

La Autoridad de Conducta Financiera, principal organismo regulador financiero del Reino Unido, ya atrajo críticas por los cambios propuestos en las normas de cotización que facilitarían a Aramco operar en Londres.


Ver comentarios