Marcas privadas nacionales se abren paso en el extranjero
“Los productores nacionales no deben prestar tanta atención al desarrollo de marcas nuevas ni a mercadearlas, la identidad de la cadena de supermercado aporta muchos beneficios en las primeras etapas del negocio”, aportó Álvaro Piedra, director de Exportaciones de Procomer. Esteban Monge/La República
Enviar

Los productos nacionales abrigados bajo una marca privada empiezan a abrirse camino en el extranjero, gracias al auge que está teniendo este modelo en el país y las ventajas competitivas para compradores internacionales.

Estados Unidos, México, Canadá, Colombia, así como algunas naciones europeas, centroamericanas y asiáticas, son parte de los destinos que están conquistando los exportadores nacionales.

Este modelo de negocio consiste en que las compañías productoras, mayoritariamente pymes, elaboran un producto que será comercializado por otra empresa que tiene redes de distribución más sólidas y acceso a mercados más grandes.

Alimentos procesados como salsas, aderezos, jugos, conservas o frutas congeladas, son los que concentran el mayor porcentaje de comercialización de marca privada, aunque también hay oferta de dispositivos tecnológicos.

“Cuando se habla de marcas privadas o blancas, se debe apostar por un nicho que consuma altos volúmenes; cuando una empresa nacional se enfoca en este negocio debe entender que el funcionamiento es muy distinto al de un producto con marca propia”, aportó Álvaro Piedra, director de Exportaciones de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

Hace algunos años, la línea de marca privada se consideraba de baja calidad; sin embargo, debido a los cambios en las tendencias de compra, ahora se asocia con productos con un precio competitivo y estándares de marcas propias.

Las cadenas de supermercados son los principales clientes para los pequeños empresarios, pues buscan competir dentro de sus tiendas contra las marcas industriales locales o regionales y solicitan desarrollar productos similares para atender distintos nichos de mercado.

“Buscamos apoyar a pequeños proveedores locales para aprovechar las sinergias de ambas empresas, aportando el poder de la marca para comercializar productos a nivel internacional, el productor puede mejorar sus ingresos, aumentar su producción y generar más trabajo sin los costos asociados”, explicó María Alvarado, gerente de Mercadeo de Grupo Calvo.

Los productos de cuidado personal, los de limpieza del hogar y accesorios para animales, son los que presentan mayor oportunidad de crecimiento utilizando este modelo de venta, en el mundo una de cada cuatro compras pertenece a marcas blancas.

“Suli, Sabemás, Durabrand, Equate y Great Value son algunas marcas blancas que comercializamos, esta estrategia es muy utilizada a nivel mundial para beneficiar al consumidor y este año hemos ampliado nuestra cartera”, comentó Mariela Pacheco, coordinadora de Asuntos Corporativos de Walmart.

La marca privada está yendo mucho más allá de la negociación productor-supermercado, gestando a su alrededor un ecosistema que va desde capacitaciones para seleccionar materias primas hasta mejores prácticas sostenibles y el fortalecimiento en las cadenas de suministros.

¿Quiere ser proveedor?

Para surtir a una cadena de supermercados u otras compañías bajo el modelo de marca privada, los interesados deben cumplir algunos requerimientos:

  • Identidad del producto: Puede pertenecer a la gama del comprador o ser innovador
     
  • Respaldo jurídico: Debe existir un contrato que proteja los intereses de ambas partes
     
  • Producción: El vendedor debe comprometerse a entregar el volumen de producto solicitado en la fecha pactada, así como otorgar muestras cuando sea requerido
     
  • Calidad: Se exige que los productos tengan certificaciones de calidad, inocuidad y protección ambiental
Ver comentarios