Enviar
Lunes 9 Noviembre, 2015

El mantenimiento no solo permite un buen estado de las cosas sino que, en el caso de las vías, previene los accidentes que vemos a diario en calles y autopistas

Mantenimiento de vías, no solo reparaciones

Necesitamos dar mantenimiento a nuestras calles y carreteras en lugar de irlas a reparar. Si hiciéramos esto, considerando que sería lo mejor y lo más barato, nuestra economía cambiaría. El mantenimiento no solo permite tener en buen estado las cosas, sino que previene los accidentes, esos que vemos todos los días en calles y autopistas del país.
El mantenimiento constante, en una industria, en una calle, en un puente, en la casa, mejora la seguridad de las personas, evitando los riesgos en el área laboral y las incapacidades costosas para el Estado y la familia.
Urge el mantenimiento de la red vial que, estando en buenas condiciones, mejoría la salud y la producción en todo sentido.
No me explico el motivo por el que municipalidades y MOPT no den mantenimiento a la red vial, cambiando por reparación, que es más costosa.
Por ahora, cuando una calle o carretera se encuentra en malas condiciones, envían una cuadrilla a reparar y algunas veces ni eso se hace, como vemos en calles de alto tránsito de nuestra capital.
Con la evolución que ha tenido la tecnología, con mejores máquinas y la recaudación de impuestos, llama la atención que no se ponga en marcha una logística de mantenimiento, estando urgidos por crecer y producir más para bien de todos. Organizarse y aprovechar las estrategias que hoy existen es lo que tenemos que hacer.
El mantenimiento es por todo el tiempo, sin esperar que venga el invierno a romper calles, evitando el envío de cuadrillas a reparar, que por lo general llegan a destiempo, cuando existen más daños, con lo que se inflan los gastos del Estado.
Mantener disminuye costos y optimiza los recursos humanos, lo cual, tratándose de la red vial, resulta una inversión que, a mediano plazo, produce ganancias no solo para el Gobierno sino para todos quienes habitamos esta nación, que haríamos menos reparaciones en la flota vehicular con economía también en combustibles.
Con mantenimiento damos contribución decisiva al desarrollo económico y al crecimiento, aportando beneficios a una sociedad que los necesita.
Como médico, he sido testigo del sufrimiento de las familias cuando, en un accidente, pierden a un familiar.
Como consecuencia, también el problema de la pobreza se hace más grave y la salud decae por los largos y costosos periodos de la recuperación.
El mantenimiento sostenido permanente de la red vial tiene una importancia económica y social.
La verdad, en algo de tanta importancia no se debe decir que existan “recursos escasos” para dar mantenimiento adecuado a calles y carreteras, siendo estas el activo público más importante del país, representando grandes beneficios, algunos de suma importancia, como el acceso a un hospital en los casos de emergencia.
Somos un país organizado, por lo que nuestras autoridades municipales y del MOPT deben comprender que el arreglo permanente de nuestras calles es una necesidad que nos permite mejorar el desempeño en nuestra vida cotidiana.

Eliseo Valverde Monge
Dr. en medicina