Logo La República

Lunes, 27 de mayo de 2024



MAGAZINE


Malia y Sasha, adolescentes en la Casa Blanca

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Sábado 26 enero, 2013


En público las “chicas Obama” son discretas y educadas. Internet/La República


CELEBRIDADES

Malia y Sasha, adolescentes en la Casa Blanca

Hasta ahora son dos jóvenes discretas que se perfilan como iconos de la moda

Han crecido ante los ojos de los estadounidenses y ahora Malia y Sasha Obama pasarán su adolescencia en la Casa Blanca, con unos padres que van a seguir defendiendo su privacidad pese al aumento del interés por saber cómo son, qué hacen y cómo se visten.

Internet/La República

Malia, de 14 años, es casi tan alta como sus padres, juega al tenis y tiene un teléfono móvil, aunque solo lo puede usar los fines de semana.
Sasha, de 11, también se ha dado un estirón y su padre intenta no perderse los torneos de baloncesto en los que participa.
Amigos y asesores de la familia presidencial cuentan que ambas son disciplinadas. Según Michelle, Malia se toma su trabajo académico “muy en serio” y está empezando a pensar en qué le gustaría estudiar cuando llegue a la universidad, mientras que Sasha es “más relajada” y está aún “formándose”.
La disciplina de ambas, que tienen vetado el uso de Facebook, es fruto de las reglas marcadas por la primera dama.
Cuando van de viaje deben escribir sobre lo que han visto o les ha llamado la atención, entre semana pueden usar la televisión y el ordenador solo para las tareas escolares, y cada una tiene que practicar dos deportes, uno escogido por ellas y otro por su madre.
Además, Malia tiene que aprender a lavar su ropa antes de ir a la universidad y las dos deben comer verduras, en línea con la campaña en favor de la alimentación saludable que promueve Michelle.
Cuando están en Washington los Obama tienen por norma cenar con sus hijas y hablar con ellas de cómo les ha ido el día.
El matrimonio presidencial ha sido muy cuidadoso a la hora de decidir qué información dar sobre las niñas, con el objetivo de que lleven una vida “lo más normal” posible.
Han trascendido anécdotas triviales, como el entusiasmo de las chicas por la serie de televisión “Modern Family”, pero la máxima para la prensa ha sido respetar su privacidad y seguridad, y no informar de ellas ni hacerles fotografías cuando no están con sus padres.
Obama sí sacó partido de su lado más personal en la campaña electoral del año pasado y sus hijas aparecieron en mensajes para captar el voto, entre ellos uno del Día del Padre.
Hasta el momento no han protagonizado ningún desliz o momento incómodo, lejos de las aventuras nocturnas de las hijas de Bush o de los escándalos del príncipe Harry de Inglaterra.

 

Marcando tendencia

• En público las “chicas Obama” son discretas y educadas, y últimamente han sido elogiadas por los expertos en moda.
• La noche del 6 de noviembre, tras conocerse la victoria electoral de Obama, las dos aparecieron radiantes junto a sus padres en Chicago con faldas de vuelo por encima de la rodilla del estilo de las que lleva Michelle.
• El estilo “fresco” de Malia es “muy accesible” para las adolescentes que la quieran emular y tiene “una especie de magnetismo” similar al de la duquesa de Cambridge, según la diseñadora Rebecca Taylor.

Washington / EFE







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.