Machillo contra las cuerdas
David Ramírez utilizó el remate de larga distancia como recurso ante la férrea marca del conjunto canadiense. Concacaf/La República
Enviar

La Selección Nacional de Fútbol de Costa Rica está a un punto para asegurar su boleto a la siguiente ronda de la Copa Oro tras empatar el martes anterior ante Canadá 1-1. Ahora se jugará el pase ante Guayana Francesa que ataca sin remordimiento y con un fútbol alegre.

El técnico de la Tricolor, Óscar Ramírez, deberá puntuar ante un equipo que es miembro asociado de la Concacaf pero que no pertenece a la FIFA ni aparece en el ranquin mundial.

Pero el planteamiento del Machillo es intocable a menos que la situación no ofrezca otra alternativa.

Su línea de cinco defensas es totalmente cuestionable y endeble, no genera seguridad ni permite a sus laterales tener vía libre para llegar hasta la línea final.

¿Qué pasó con aquel Cristian Gamboa que con su velocidad penetraba el campo contrario?

Ni en la presente eliminatoria mundialista o Copa Oro, Gamboa ha tenido la oportunidad de sumarse al ataque.

Ante Canadá el maravilloso Alphonso Davies no le permitió salir de su mitad de cancha, y terminó bailándolo en la jugada de gol canadiense. Ante esta situación resultaba lógico que nuestro lateral izquierdo se clavara resguardando al atacante de origen ghanés, pero esto no liberó a Francisco Calvo por la banda contraria.

Canadá atacó con un solo hombre en punta y dos por los costados con diagonales hacia el centro. A estos tres los resguardaban tres centrales, dos laterales y un contención. Aun así, tres pudieron contra seis en el primer tiempo.

En los primeros 45 minutos, la Sele apretó la salida rival en una ocasión, fue segundos antes del tiempo agregado y Costa Rica colocó a Ureña marcando el balón, acuerpado por tres hombres que ahogaron la salida canadiense, recuperaron la pelota y terminó en un peligroso remate a marco.

La cantidad de delanteros no condiciona el juego ofensivo, siempre y cuando tenga elementos que lo acompañen en zona de peligro.

Cuando Ramírez, Campbell y Wallace se sumaron atacando en bloque, llegaron los remates a marco con peligro.

En el segundo tiempo la Tricolor modificó su esquema, sacó a Kenner Gutiérrez de la central y lo pasó a medio campo junto a David Guzmán.

Para mala fortuna de los nuestros, Guzmán salió lesionado y se perdieron el control y la estabilidad en el cuarto de máquinas.

Aunque el cambio de esquema se vio favorecido por la salida, también por lesión, del atacante norteamericano Alphonso Davies y con esto Canadá perdió ferocidad en la punta de su lanza y se vio abrumada ante los embates de Costa Rica.

Canadá se atrincheró en los últimos 20 minutos de partido y a la nacional se le dificultó penetrar el bloque defensivo. Acudió a su juego largo con pases entre líneas y remates de larga distancia que no fueron la solución.

Por lo general, en este tipo de partidos tan complicados, la táctica fija o la individualidad de un elemento es la clave para romper el cero, esta vez la primera opción salvó los platos.

Ahora deberá enfrentar a Guayana Francesa en el último partido de fase de grupos y esperar a un rival que no tiene nada que perder y todo por ganar.

¿Será que jugaremos con cinco defensas y un delantero ante Guayana?

Habrá que esperar al choque de mañana a las 5.30 p.m. (hora CR) en el Toyota Stadium en Frisco, Texas.

 

Ver comentarios