Los desafíos de Farinha
La euforia característica del nuevo timonel manudo traerá un poco de vida y energía a la planilla rojinegra. Imagenesencostarica.com/La República
Enviar

El liguismo se hizo escuchar en redes sociales y en cada conversación de café para que José Giacone dejara el banquillo rojinegro y se lo traspasara a Guilherme Farinha, quien sabe lo que es dar la vuelta olímpica en la Catedral.

Farinha tendrá que sostenerse fuerte puesto que los siguientes meses serán de mucho trabajo, el torneo pronto llegará a la cima para comenzar la bajada final.

Sin embargo, la meta es clara y el portugués sabe lo que quiere: “Voy a ser campeón con la Liga”.

Para levantar su segunda copa con el cuadro erizo, deberá realizar ajustes y cambios para alcanzar a los equipos de la parte alta de la tabla.

“Quiero darle continuidad al trabajo de mis compañeros con seriedad, disciplina, y retornar la confianza y sonrisa en el equipo, creer en ganar, volver a tener esa alegría de trabajar y ganar”, alegó el nuevo técnico manudo.

Por ahora aprovechará el parón de selecciones para afilar los colmillos de sus jugadores para que recuperen ese instinto asesino que un equipo como Alajuelense, debe tener.

Antes de debutar en el banquillo contra quienes hace unos días fueron sus pupilos, el experimentado técnico tendrá que enfocarse en ciertos aspectos.


Principales retos


Cambiar mentalidad

Tanto la afición rojinegra, pero principalmente los jugadores, perdieron confianza en el trabajo realizado, el técnico anterior no logró conseguir la unión de grupo y se vio reflejado en el campo.
“Notaba que andaban sin alegría, quiero terminar esa situación, verlos alegres, que sientan el fútbol, que les dé gusto jugar”, dijo Guilherme Farinha en conferencia de prensa.

Acoplarse a asistentes impuestos

El portugués es conocido por tener un carácter fuerte, este mismo, además de una diferencia salarial fue la que lo alejó del club en 2011.
Esta vez tendrá a tres asistentes, todos deseosos de aportar para cambiar la cara del equipo.
La idea de fútbol debe estar muy sincronizada entre los cuatro para poder transmitir el mensaje a los jugadores que hasta el momento no tienen claro a qué juega el equipo.

Definir equipo titular

Después de diez jornadas, la escuadra no muestra una base. La defensa no se ha consolidado, la rotación es pan de cada día y si bien solo han recibido nueve goles en diez juegos, la zaga no se compenetra.
El medio campo es el sector que más campo tiene para mejorar. El “Pato”, Izaguirre y Oviedo podrían utilizar su experiencia para dirigir la cintura eriza.
En ofensiva, deberán buscar una fórmula clara para anotar, solo tres equipos anotaron menos que ellos.

Presión por resultados

El espíritu triunfante y señales de amor hacia el club es una señal que motiva a la afición.
Sin embargo, por más sangre rojinegra que cruce por sus venas, son los resultados los que le darán la tranquilidad para seguir trabajando.
“Estoy en la casa donde trabajé, estos colores me caen bien, quiero renacer la alegría en este club, quiero que la Liga sea nuevamente el mejor club de Costa Rica”, dijo Farinha.

Ser campeón

“Les dijimos a los liguistas, estamos acá, vamos a luchar por la 30”, aseguró Raúl Pinto presidente de la Liga.
No existe otra opción para que no sea un fracaso. Los erizos se metieron en zona de clasificación; sin embargo, los primeros puestos se ven lejanos y los escoltas los persiguen muy de cerca.
Saprissa está diez puntos por encima y le persiguen cinco equipos a no más de tres puntos de diferencia. La Catedral exige la 30 y si hay alguien que se lo puede dar, es Guilherme Farinha.

201609021500000.530-rec-farinha.jpg


Ver comentarios