Enviar
Sanción aumentaría el costo y los trámites para transferir dineros a los países que están fuera de la clasificación de paraíso fiscal
Lista negra fiscal causa preocupación

• Costa Rica deberá apresurar la firma de convenios de intercambio de información fiscal en el corto plazo para evitar el castigo
• Hacienda presentará proyecto para levantar secreto bancario en investigaciones tributarias

Daniel Chacón
[email protected]

La inclusión de Costa Rica en la lista negra de paraísos fiscales por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sumará requisitos y costos para enviar dinero a los países que se encuentran fuera de ella.
El alcance de esta decisión aún es incierto, porque se desconoce si Costa Rica ya ingresó, o si se está condicionando la calidad del país a la firma de convenios de intercambio de información fiscal para atacar la defraudación.
Para aclarar el tema, el Ministerio de Hacienda estableció contacto con la organización, con tal de plantear una agenda de trabajo que se debe cumplir antes de finalizar el año.
“El mayor interés de la OCDE en este momento es el acceso a la información bancaria para efectos tributarios, para lo cual hoy se necesita la intervención de un juez. En los próximos días enviaremos el proyecto de ley a la Asamblea Legislativa para que esa intervención no sea necesaria”, afirmó Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
Pero, en caso de ratificarse la clasificación, como castigo aumentarían el costo y burocracia de negocios como el de remesas, así como el flujo de capital en las relaciones de los importadores y exportadores con sus clientes en el exterior.
“Las consecuencias serán más sensibles en las remesas o negocios que requieran transferencias de dinero desde el país hacia cualquier destino. También cualquier pago que una multinacional haga a una empresa en el país se clasificará como no deducible, o bien, cuando se haga un pago al exterior, la tarifa será más alta”, indicó Allan Saborío, socio director de la firma Deloitte.
La noticia de la inclusión del país en la lista negra de paraísos fiscales se publicó en medios de amplia circulación en mercados importantes como el de Estados Unidos y la Unión Europea, afectando la imagen costarricense.
“Es preocupante porque en países como España fue primera plana y no es una señal buena para los empresarios. Esto en tiempos de apertura presenta un problema bastante serio y requiere un trato preferencial por parte de las autoridades; para las empresas ya instaladas también traerá sus complicaciones operativas”, consideró Juan Manuel Campos, director legal de la Cámara de Infocomunicación
y Tecnología.
En el sector comercial, se confirmó que directivos de la Cámara de Exportadores recibieron consultas de socios internacionales sobre el tema. Además de la imagen-país y el costo que tendría para los empresarios, preocupa que la OCDE penalice apoyos fiscales al sector productivo, cuando estos son apoyados por la Organización Mundial del Comercio, indicó Sergio Navas, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Exportadores.
Como acción inmediata, el país deberá empezar la negociación de acuerdos de intercambio de información fiscal, dado que en la actualidad solo se tiene uno con Estados Unidos.
Sumado a eso, será necesario trabajar también los convenios de doble imposición, para que las empresas que tienen domicilio en dos países no evadan el pago de los tributos.
“Hubo intención de negociar con España, Alemania y Rumanía, pero los proyectos no prosperaron por falta de iniciativa. Es importante aclarar que el país no es un paraíso fiscal, sino que debe integrarse a los programas mundiales de lucha contra la evasión y eso es lo que estaría buscando la OCDE, no la penalización inmediata del país”, aseguró Raymundo Volio, director de la consultora Actualidad Tributaria.



Ver comentarios