Enviar
Partido con mayores obligaciones tendría faltante de hasta ¢500 millones tras elecciones
Libertarios y Unidad quedan hasta el cuello de deudas
Otto Guevara, ex candidato rojiblanco, prestó a su tendencia más de ¢300 millones y no recuperará ni un solo cinco

Atrás quedaron los vítores, las trompetas, el confeti, la música alegre, la ilusión y la algarabía de la campaña, ahora varios de los principales partidos se enfrentan a cobradores, arreglos de pago, demandas judiciales y un ambiente interno que está muy lejos de ser festivo.
Y es que las deudas del Movimiento Libertario ascienden a ¢500 millones; mientras que las cuentas de la Unidad Social Cristiana (PUSC) se acercan a ¢200 millones tras la fiesta electoral de febrero pasado.
Las deudas son tan apremiantes, que incluso en el caso de los libertarios los préstamos otorgados por Otto Guevara, ex candidato y líder de la agrupación a su propia tendencia por ¢300 millones, no serán pagados, explicó Ronaldo Alfaro, tesorero de los rojiblancos.
“Tenemos alrededor de ¢200 millones que no pueden ser cubiertos con los bonos de la deuda política, por esta razón, tendremos que entrar en un proceso de negociación con los acreedores para establecer arreglos de pago. La mayoría de las cuentas tienen que ver con gastos de publicidad. En relación con Otto, él sabía que el dinero podría no alcanzar para pagarle y aun así asumió el riesgo”, manifestó Alfaro.
En días pasados, la falta de liquidez en el partido hizo que el agua llegara hasta el cuello en las filas libertarias, pues no había ni siquiera dinero suficiente para pagar el alquiler de la casa club, además de los gastos de operación; sin embargo, gracias a donaciones y al cobro de la mensualidad a los legisladores, se logró el dinero necesario.
Los libertarios tienen derecho a cobrar ¢3.100 millones como gastos de la deuda política; sin embargo, presentaron facturas por ¢4.100 millones, con el objetivo de garantizarse la totalidad de lo que tienen derecho. Hace 12 años, cuando el partido surgió, Guevara manifestó al electorado que no utilizaría la contribución estatal.
Por su parte, los ¢1.053 millones a los que tiene derecho el PUSC como parte de la deuda política, son insuficientes para cancelar las deudas de la campaña, ya que los rojiazules se sobregiraron alrededor de ¢80 millones, dijo Johnny Leiva, ex tesorero.
Asimismo, existe una cuenta pendiente con el Banco de Costa Rica de la campaña anterior, por alrededor de ¢110 millones, que en estos momentos se encuentran en litigio.
Finalmente, el PUSC está obligado a cancelar ¢110 millones de cuotas obrero patronales que arrastra desde hace cuatro años, dinero que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) rebajará automáticamente de la deuda política, por lo que el valor de los bonos emitidos en la campaña pasada, disminuirá y se dividirá proporcionalmente entre las personas que prestaron dinero a la Unidad.
La otra cara de la moneda es el Partido Acción Ciudadana (PAC), que consecuente con su política de restricción en el gasto, evitó a toda costa sobregirarse durante la contienda, y al final, lograría salir tablas, si todas las facturas presentadas al TSE son validadas, manifestó Maynor Sterling, tesorero del partido.
Pese a que se trató de conocer la situación financiera en el Partido Liberación Nacional tras la contienda, no fue posible obtener respuestas, ya que Jorge Walter Bolaños, ex tesorero de la campaña, se encuentra de vacaciones fuera del país; además el próximo sábado se nombrará al nuevo tesorero. Asimismo, Antonio Calderón, secretario del PLN, no devolvió los mensajes dejados.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios