Logo La República

Viernes, 27 de noviembre de 2020



NOTA DE TANO


Lástima que Alex López y Mariano Torres no son ticos

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 10 noviembre, 2020

Alex López

A pocos días de que la Selección Nacional viaje a Europa a una corta serie de dos juegos de fogueo y de cara a lo que vimos la semana pasada en partidos del Apertura y Liga de Campeones, podemos ilusionarnos en el sentido de que Rónald González, puede presentar ante Catar, un tridente ofensivo que provocaría expectativas y esperanzas: Joel Campbell, Johan Venegas y Jonathán Moya, estos dos últimos destapados en los cordeles rivales con diez goles en dos partidos entre los dos. Queda por ver también la presentación como ariete de Felicio Brown.

Lea más: Selección Nacional: seis años sin avances

No recordamos una formación de la Tricolor con Moya, Joel y Venegas juntos.

Al repasar la lista de convocados para este periplo por el Viejo Continente, fácil comprobar que la “vieja retaguardia” nacida en Brasil 14 y luego apuntalada por Kendall Waston sobrevive.

Oscar Duarte, Pipo González y Francisco Calvo son intocables y regresa también a la estelaridad Christian Gamboa.

Con Keylor Navas en la puerta, una retaguardia consolidada y una zona de ataque repleta de esperanzas, el problema mayúsculo de la Tricolor y de su cuerpo técnico se concentra en la zona de gestación. Hace muchos, pero muchos años, Costa Rica no encuentra una cintura creativa, a pesar de las oportunidades que han tenido muchos jugadores.

Lamentablemente no son costarricenses, pero la Selección Nacional urge y necesita futbolistas con las características de Mariano Torres y Alex López, los dos con una semana de ensueño (la anterior) en las filas del Saprissa y el Alajuelense.

Lea más: Es hora de que la Selección golpee la mesa

El campeonato nacional no tiene jugadores como el argentino y el hondureño, capaces de “echarse” un equipo al hombro y con características muy claras y bien definidas de lo que debe ser un mediocampista creativo, de apoyo, que sostenga al equipo en las malas y lo haga brillar en las buenas.

Torres y López son dos futbolistas que tienen un sentido completo del espacio. Saben sostener la pelota, juegan con la cabeza alta, miran y sirven. Y claro que se equivocan, pero sus yerros son mínimos comparados con sus virtudes.

El día que la Selección Nacional, finalmente encuentre a un 10 que juegue como López y Torres, vendrán mejores días para la Tricolor. Lo hemos repetido hasta la saciedad: el tumor terminal del fútbol costarricense, se anida en el medio campo de todos nuestros equipos, zona donde los futbolistas mayoritariamente juegan para atrás.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


La rutina campeonizó en el Apertura

Martes 24 noviembre, 2020

El Sporting de Randall Row, tiene un chance de evitar último lugar del B.







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.