Las flores de Floro
Bryan López, Jake Beckford, Fernando Ocampo y Din John Arias; los tres nuevos rostros de la Liga con el patrón. LDA/La República
Enviar

Si los firmó el Alajuelense es porque se lo merecen.

Bryan López, Din John Arias y Jake Beckford son nuevos integrantes del León erizo, les llega gran oportunidad de consolidar sus carreras en uno de los clubes grandes del fútbol costarricense y no hay ningún derecho ni a cortar sus ilusiones y menos a cuestionar sus firmas.
Son buenos jugadores, han demostrado calidad en sus anteriores clubes y ahora fijó la vista en ellos uno de los equipos más cotizados del fútbol nacional.

¡Suerte a los tres muchachos!

La interrogante viene por otro lado.

¿Qué señal manda la dirigencia de la Liga con estos fichajes?

Podría ser falta de recursos económicos, que no les permite zambullirse en el mar a pescar tiburones en lugar de truchas.

Esto porque estamos claros que López, Arias y Beckford no son futbolistas caros.

Futbolísticamente quedamos notificados de que la firma de estos mediocampistas son ordenadas y recomendadas por el director técnico del equipo: Benito Floro.

Bryan, Din John y Jake son las nuevas flores en el jardín del español.

Ahora, con todo el respeto que nos merecen los nuevos jugadores manudos, en otras circunstancias, con otros dirigentes y diferentes entrenadores, vemos difícil que alguno de ellos se hubiera vestido de rojinegro y no por falta de calidad, ya dijimos que la tienen, sino porque estos tres futbolistas no se proyectan a ser determinantes en la formación manuda para la conquista del título.

Tampoco es un error de la dirigencia que lidera Fernando Ocampo el firmarlos. La decisión es correcta, honesta, sincera, porque hablamos de jugadores que van a reforzar y aportar a la nómina, pero no son fichajes de peso, a los que nos debería acostumbrar uno de los clubes pesos pesados de nuestro campeonato.

Por ejemplo: la firma de Luis Stewart Pérez de parte del Deportivo Saprissa, causa más revuelo, reacción positiva, revolución en redes sociales que la de las tres nuevas piezas manudas. Firmar a Luis Stewart es un fichaje de alto voltaje; las firmas de las nuevas flores de don Benito no se pueden considerar así. Ahora y que quede claro: esto no es culpa ni responsabilidad de nadie.

Pero sigue lo más relevante.

Fuimos críticos del técnico del Alajuelense por su obsesión en ubicar a Kenner Gutiérrez en la media cancha y a José Luis Cordero abierto por el costado derecho, jugando a pie cambiado.

Resulta que este par de futbolistas, en sus nuevas posiciones, fueron los dos mejores goleadores de la Liga, señal de que Benito Floro tiene ojo clínico y una intención táctica para ellos que fue mejorando conforme el Verano avanzó. Alajuelense tuvo en cuanto a resultados un cierre perfecto.

Entonces, se deben proyectar estos fichajes de Beckford, Arias y López, recomendados por Benito Floro, sobre algún dispositivo táctico que el técnico español piensa aplicar, reforzar o mejorar en el próximo Invierno y él decide que contar con estos mediocampistas le será provechoso al club.

Él trabaja en la cancha; otros en la tribuna.

Cualquier seguidor de Liga Deportiva Alajuelense que guste del fútbol y tenga mínimos conocimientos, podría lanzar la pregunta de por qué, en lugar de firmar a estos jugadores pesos livianos, la dirigencia de la Liga no buscó repescar a otros volantes de peso que pasaron por sus filas, como Osvaldo Rodríguez, Kenneth “Coco” García, Walter Chévez, Rafa Rodríguez y algunos más.

La respuesta es sencilla: tácticamente no estaban en el radar de don Benito.

 

 

Ver comentarios