“Las emprendedoras hacen más que solo manualidades”
“Las mujeres queremos demostrar que podemos contribuir con el desarrollo de un país y qué mejor manera de hacerlo que con un negocio propio”, aseveró Astrid Madrigal, directora del Programa Mujer Emprende. Gerson Vargas/La República
Enviar

Al cierre del primer semestre del año había más de 775 mil mujeres laboralmente activas, es decir casi 50 mil más que en el mismo periodo de 2016.

De ese total más del 30% se dedican a negocios por cuenta propia y por lo menos 18 mil féminas no solo trabajan, sino que generan empleo, según el Instituto de Estadística y Censos (INEC).

LA REPÚBLICA conversó con Astrid Madrigal, directora del Programa Mujer Emprende, para conocer la actualidad de los emprendimientos femeninos y cómo enfrentan la inequidad laboral.

¿Cuál es el panorama actual de las emprendedoras?

Entre luces y sombras: aunque cada vez se ven más pequeños negocios manejados por mujeres, no se ha erradicado la brecha de género, por cada empresa femenina, existen dos lideradas por hombres; lo positivo es que se están derribando muchos mitos y hay más mujeres empoderadas.

¿Cómo ha sido el proceso de inserción femenina al mercado laboral?

El miedo fue el principal factor limitante por mucho tiempo, gracias al involucramiento de instituciones públicas y privadas hoy las mujeres cuentan con más recursos para sobresalir; muchas se han dado cuenta de que su aporte al desarrollo del país es muy valioso y están rompiendo paradigmas.

¿Qué características tiene un pequeño negocio liderado por una mujer?

Las mismas que tienen los que desarrollan hombres, las mujeres emprendedoras no solo hacen manualidades, se están dedicando a la tecnología, servicios y otros negocios con alto valor agregado; no se trata de hacer diferencias de género, sino de crear una cultura de que son complementarios también en el ámbito empresarial.

¿Cuál es la clave para que una pyme sea duradera en el mercado?

Tres de cada diez empresas en el mundo son lideradas por mujeres y casi el 70% quiebra por falta de inclusión financiera o acceso a redes de contactos, la clave es aprender sobre negocios, capacitarse, asociarse, ser constante en los proyectos y sobre todo creatividad y coraje para superar fracasos.

¿Cuáles herramientas apoyan a las emprendedoras nacionales?

Los bancos y otras entidades financieras ofrecen créditos diferenciados, tarjetas y programas a la medida. La Banca para el Desarrollo ha declarado prioritario que se entreguen fondos a proyectos de mujeres; las cámaras de comercio e industria también apoyan, pero quizás ha faltado algo de apoyo gubernamental que esperamos aumente.

¿Visibilizar más el trabajo femenino es la llave para lograr la equidad laboral?

Indudablemente, los programas de emprendimiento femenino han crecido mucho, abarcando no solo el Área Metropolitana sino a asociaciones rurales que tal vez no tienen acceso a créditos u otras opciones, hay que crear redes de apoyo que unan y visibilicen las labores femeninas.

 

Ver comentarios