Enviar

ANÁLISIS

¿Quiénes se verán afectados? Todos

La próxima crisis... y cómo evitarla

El gasto del gobierno está poniendo a Costa Rica en el camino de Grecia

201307022355440.n2.jpg
El colón es caro.
Los consumidores no están gastando.
Los inversores no están invirtiendo.
Pero estos son solo los síntomas de la enfermedad económica de Costa Rica.
La causa es más profunda, es un gobierno que cada año gasta más dinero del que recauda.
El exceso va más que todo en el salario de los empleados, que a menudo ganan dos veces más que las personas que hacen el mismo trabajo en el sector privado.
El resultado es que cada año el gobierno acumula una deuda, que nunca podrá pagar.
Si usted piensa que esto es similar a lo que ha ocurrido en Grecia o Italia, está en lo correcto.
Nuestros problemas todavía no son tan graves como los de esos países.
Pero cada año empeoran.
Un gobierno serio se ocuparía ya de esta situación insostenible.
De lo contrario, sería importante elegir en febrero a los gobernantes, que tengan la voluntad, así como la capacidad, de lidiar con esta cuestión crítica.

¿Quiénes se verán afectados?
La respuesta simple es “todos”.
Inversores Pocos invertirán, si prevén problemas
Comerciantes Los negocios serán lentos
Empleados Los salarios serán bajos
Jóvenes El empleo será escaso
Jefes de familia Los precios subirán
Jubilados El valor de las pensiones caerá

¿Por qué va a suceder esto?
Este año, el gobierno gastará $2 mil millones (¢1 billón) más de lo que gana, tal como lo hizo el año pasado.
El exceso de gastos del gobierno fue de un total de más de $4 mil millones en los dos años anteriores.
Así que cada año, el gobierno tiene más deuda, que no puede pagar.
En este caso, el escenario más probable es que el gobierno imprima dinero, para cancelar lo que debe.
Pero esta plata nueva no tiene ningún valor.
Las empresas no quieren recibir el dinero sin valor, cuando venden algo.
El resultado es que van a subir los precios.
Los ingresos de la mayoría de los empleados y jubilados aumentarán más lentamente que los precios de bienes y servicios.
En este caso, todo se vuelve costoso para la mayoría de los consumidores.
Mientras tanto, perderá la gente que había invertido en el gobierno, el cual devuelve parte de su deuda con el dinero sin valor.
Cuando el gobierno incumple sus obligaciones, Costa Rica se convierte en un deudor de alto riesgo.
Cuando esto sucede, poca gente va a querer invertir y crear puestos de trabajo en este país.

¿Cuál es el problema principal?
Pedir el dinero prestado no es un problema, si el prestatario se vuelve más eficiente con lo que recibe.
Imaginemos que somos arroceros.
Pedimos la plata prestada para construir un sistema de riego, lo que mejora nuestra cosecha.
Con la producción adicional, cancelamos el préstamo.
El problema es que el gobierno no está haciéndose eficiente.
Todos los años, lo único que hace es incrementar la compensación de sus empleados, que hacen lo mismo que antes.
Mientras tanto, el gobierno cada año acumula más deuda, que no puede cancelar.

¿Qué podemos hacer?
Una opción es que el gobierno aumente los impuestos.
La mejor manera de hacerlo es mediante la recaudación de dinero de miles de empresas, que nunca han sido auditadas.
Obligar a los negocios rentables a pagar su parte justa de impuestos, además reduciría la competencia desleal con otras empresas, que cada año contribuyen a la comunidad.
La crítica, es que el gobierno reduzca sus gastos.
Esto significa más que todo, contar con menos empleados en el sector público, con menos beneficios.
Los empleados del gobierno deben tener salarios razonables, así como condiciones de trabajo decentes.
Pero no deben tener más privilegios que los demás.
La deuda del gobierno es todavía baja en Costa Rica, en comparación con la de Grecia o Italia, así que la próxima crisis no sucederá este año o el siguiente.
Pero si no cambiamos el rumbo, inevitablemente llegaremos a este destino.

Fred Blaser
Co Presidente
RMG

 

Ver comentarios