Logo La República

Lunes, 24 de enero de 2022



PÁGINA 2


La meta es el cielo

Daniela Granados dgranados@larepublica.net | Lunes 17 febrero, 2014

Tengo esta pasión desde que estaba pequeña, definitivamente nací para volar, comentó Nathalie Jiménez, piloto costarricense. Gerson Vargas / La República


Emprendedurismo

La meta es el cielo

Piloto es la primera costarricense en practicar acrobacia aérea

Convertirse en la primera mujer acróbata aérea de la región es lo que motiva día a día a la piloto Nathalie Jiménez a perseguir ese sueño.
Ella se desempeña como controladora aérea en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría desde hace dos años y tiene más de diez de carrera. Su inicio lo marcó en el Tobías Bolaños.

Desde su niñez le decía a sus familiares y conocidos sobre su deseo de ser piloto, y cumplió su sueño mientras trabajaba para pagar su carrera de aviación.
Si bien Nathalie no se ha desempeñado nunca como piloto de aerolínea comercial, en octubre pasado dio el primer paso para convertirse en acróbata aérea.
Durante el Air Show que se realizó el año anterior en Jacó, la costarricense tuvo la oportunidad de conocer a los pilotos que lo protagonizaron.
Entre ellos el campeón de la actividad, el estadounidense Skip Stewart, quien luego del show la llevó a practicar su destreza en el aire en Playa Tambor y le aseguró que “tiene pasta” para desempeñarse como acróbata.
En el país no existe nadie más que se dedique a esto, ya que quien lo hacía en el pasado, el piloto Manrique Hidalgo, sufrió un accidente en abril del año anterior mientras pilotaba una aeronave.
Si bien no es un campo en el que muchas mujeres se desempeñen, ha estado presente en todos los shows en los que Stewart y sus compañeros de equipo se han presentado, con el fin de aprender, mejorar y perfeccionar la técnica.
Luego del Air Show que se realizó en el país, se trasladó a Key West, en Florida, donde realizó un entrenamiento intensivo con Fred Cabanas, otro reconocido piloto.
El objetivo que tiene es llegar a ser la primera en Latinoamérica en lograrlo y para alcanzar ese sueño viajará a Alabama en junio a un entrenamiento que tendrá una duración de dos semanas.
Allí podrá perfeccionar su técnica para participar a mediano plazo en algún Air Show.
Ella espera cumplir su meta y volar alto; sin embargo, para hacerlo debe recorrer un camino que en el país pocos lo han hecho.
Para ello debe tener su propio avión para practicar y para esto necesita de patrocinadores que le apoyen en este trayecto, agregó.

Daniela Granados
dgranados@larepublica.net
@dgranadosLR






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.