Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 20 Marzo, 2013

¡Gloria eterna a los caídos en esta gesta, a los oficiales y los soldados! ¡Gloria al Presidente Juan Rafael Mora Porras!


PIZARRON

La heroica Batalla de Santa Rosa

Un día como hoy, 20 de marzo de 1856, las tropas costarricenses, movilizadas al calor de los llamamientos patrióticos del Presidente Juan Rafael Mora Porras, con amplio apoyo de los costarricenses, de la misma Iglesia Católica en aquellos días jefeada por el Primer Obispo, Anselmo Llorente y La fuente, que también se sumó a la gesta de la defensa del territorio nacional, frente a la amenaza filibustera, de invadir el territorio nacional, cuando ya estaba establecida esa hueste extranjera en territorio nicaragüense, se llevó a cabo la primera batalla en la cual fue derrotado el ejército invasor, de lo que se ha llamado la Guerra Nacional, la Campaña Nacional, la Gran Guerra Patria como también se quiere llamar esos sucesos, que se prolongaron hasta el primero de mayo de 1857, cuando Walker finalmente fue derrotado, sometido, y rendido fue expulsado de la región.
William Walker, quien se había instalado en Nicaragua, planeaba desde allí dominar Centroamérica, anexar sus territorios a los Estados sureños de los Estados Unidos y someter a la esclavitud a los pueblos de Centroamérica.
El gobierno de Costa Rica, por sus enviados diplomáticos en Estados Unidos, estaba informado de los planes de William Walker lo que contribuyó a realizar la preparación de la defensa del territorio y la soberanía nacionales.
Era claro al gobierno que la amenaza más grande estaba en permitir que Walker y su tropa permaneciera en Nicaragua, por lo que era necesario expulsarlo de ese país y de Centroamérica.
A inicios de marzo el Gobierno movilizó la tropa de voluntarios y el Ejército Nacional hacia Liberia, donde se sumó la caballería de llaneros y de combatientes de la zona. El 10% de la población nacional, alrededor de 10.000 personas participaron en esta gesta patriótica.
Salidos en su inmensa mayoría de los campos de trabajo, sustituidos por mujeres, que continuaron las faenas diarias y producir para la guerra, todo el país se integró como una sola fuerza para derrotar los filibusteros.
Los generales José María Cañas y José Joaquín Mora realizaron el planeamiento estratégico de las operaciones militares.
En Liberia se supo de la invasión del territorio costarricense y se ordenó su inmediata expulsión.
Los filibusteros se habían establecido en la Hacienda Santa Rosa, conocida por la tropa costarricense, que con el plano exacto del Mayor Clodomiro Escalante, y los estrategas del Ejército planearon su acometida.
Así, el Coronel Lorenzo Salazar, con 200 hombres, el Capitán Mateo Marín dirigía los dos cañoncitos que llevaban, el escuadrón de Caballería, la tropa de Moracia con 200 hombres, a 20 varas del enemigo esta tropa impuso un fuego sostenido que en menos de 15 minutos lograron derrotar la tropa filibustera, que sufrió además el sable y la bayoneta.
La Batalla de Santa Rosa evitó la toma filibustera de Costa Rica.
Los oficiales Manuel Rojas, Manuel Quirós, el Capitán Gutiérrez, cayeron en combate. La casona fue tomada por todo lado. Se distinguieron los oficiales Carlos y Miguel Alvarado, Vicente Velarde, Mateo Marín, Santiago Millete, Joaquín Fernández, Felipe Ibarra, Jesús Alvarado.
¡Gloria eterna a los caídos en esta gesta, a los oficiales y los soldados! ¡Gloria al Presidente Juan Rafael Mora Porras!

Vladimir de la Cruz