Logo La República

Jueves, 21 de febrero de 2019



ACCIÓN


La final más esperada

EFE | Viernes 30 enero, 2015

Maria Sharapova buscará ganar su segundo título en Australia.PAUL CROCK-AFP/LA REPÚBLICA


La final más esperada

Sharapova buscará revertir sus números negativos ante Serena en la lucha por el título en Australia

La estadounidense Serena Williams y la rusa Maria Sharapova echaron mano de su mayor experiencia para apartar de su camino hacia la final a sus compatriotas Madison Keys y Ekaterina Makarova, respectivamente, y lucharán por el título del Abierto de Australia.
Al vencer Serena a Keys por 7-6 (5) y 6-2 a la novena bola de partido y con un saque directo de segundo servicio, la menor de las Williams continuará el lunes como número uno del mundo, y luchará por su sexta corona australiana. Maria, que derrotó a Makarova por 6-3 y 6-2, para alcanzar su décima final del Grand Slam y la

Serena Williams suma once años sin perder contra la rusa Sharapova.WILLIAM WEST-AFP/La República

cuarta en Melbourne, necesitaba ganar el título y que Serena perdiera ayer para recuperar el trono.
“Mi confianza es alta en una final de un Grand Slam, no importa contra quien me enfrente, incluso si tengo un récord desastroso o no”, señaló Maria desafiante, ante una rival a la que lleva casi once años sin ganar, con quien ha perdido 15 veces seguidas desde la final del torneo de Los Ángeles en 2004.
Serena, de 33 años y con 18 Grand Slam en su historial, solo ha cedido dos veces contra Maria en 18 enfrentamientos.
“Estoy emocionada. Me encanta jugar contra ella”, afirmó Serena. “No esperaba llegar a la final y por eso estoy feliz”, afirmó la estadounidense, quien si celebra el título, desempatará con Chris Evert y Martina Navratilova con más Grand Slam y se acercará al récord de trofeos de Margaret Court (24).
Esta final será la octava entre una rusa y una estadounidense luchando por el título en el primer grande de la temporada. El tenis USA domina por 6-1 y todas han sido a dos sets. Sharapova lucha contra ese desafío.

Melbourne, Australia/EFE