Logo La República

Jueves, 27 de febrero de 2020



NOTA DE TANO


La sanción a Jafet es un plato de babas

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 31 enero, 2020

jafet soto y escudo de herediano

La sanción que el Tribunal Disciplinario de la Federación le impuso a Jafet Soto no aclara si el castigo de no poder ingresar a ciertas áreas del estadio es solo cuando Herediano es local o suman los diez juegos de suspensión también en sedes ajenas.

Se supone que al gerente deportivo del Team, con la sanción, se le impide moverse a su gusto en el estadio Eladio Rosabal y no en otras instalaciones. De no ser así y la suspensión corre pareja, el “verdadero” castigo al polémico dirigente se reduce a la mitad.

Lea más: Jafet Soto predispone a medio mundo

En todo caso, esta suspensión de diez partidos para Soto, sumado al monto económico, es un plato de babas y el gerente deportivo del Team no la va a sentir como ejemplarizante o que lo induzca a cambiar de comportamiento. Incluso, ya respondió al castigo con frase amenazante: “en el Rosabal Cordero me sentaré donde me dé la gana”.

Y claro que no podrá “meterse” en las zonas restringidas por la sanción, pero esto no tiene la menor relevancia. El lugar donde pueda o no sentarse es irrelevante. En cuanto al medio millón de colones de multa, esto es un confite para los empresarios millonarios que gobiernan en el club y que idolatran a su empleado leal. Entre ellos cancelarán la factura y la billetera de Jafet quedará intacta.

Soy lego en la materia y por ello consulté externamente, y me indican que la FIFA prohíbe que en estos eventos en que un dirigente ataca verbalmente a un silbatero con lenguaje soez, amenazante, violento e incluso eventualmente difamatorio, la sanción o absolutoria a este indebido comportamiento, no puede ser resuelta en tribunales de justicia comunes.

Lea más: “Entre ticos nos entendemos”, dijo Jafet Soto al español Agustín Lleida

Por mucho menos que los calificativos que Jafet le endosó al árbitro Allen Quirós, muchos periodistas hemos sido sentenciados en los tribunales comunes, cuando un juez los ha considerado difamatorios.

Entendemos entonces las limitaciones que le señala la FIFA al Tribunal Disciplinario para dictar una sentencia “que valga la pena y sea ejemplarizante”, y no este postre que le endilgaron a Jafet.

Ahora, también el árbitro Allen Quirós puede renunciar a su investidura arbitral y como un ser humano común y silvestre, demandar a Jafet Soto por el atropello a su dignidad profesional y probablemente en los tribunales de justicia tenga probabilidades de ganar la demanda. Los mal pensados dicen que le entraría más “platilla” que todo lo que ganaría en el resto de su carrera profesional.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


Saprissa, partido excitante

Miércoles 26 febrero, 2020

Roy Miller conoce de memoria el entorno de la MLS







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.