Enviar
Lunes 9 Febrero, 2009

La relevancia de la perspectiva familiar

Hace algunas semanas nos visitó la Licda. Patricia Anaya, experta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de Familia (DIF), de México, quien nos recordó lo que para el escritor francés del siglo XIX, Víctor Hugo, era muy evidente: “la familia es el espejo de la sociedad”.
En efecto, el panorama de las familias en la actualidad refleja, y a su vez incide, en los acontecimientos sociales. Las familias han experimentado cambios significativos que se deben conocer y comprender si es que se pretende, desde el Estado elaborar políticas públicas que las favorezcan.
Las políticas públicas con perspectiva familiar y comunitaria son necesarias e indispensables para un abordaje transversal, articulado e integral de los diversos esfuerzos estatales dirigidos a los miembros que conforman el ámbito familiar.
En un artículo reciente, el diplomático José Joaquín Chaverri menciona al experto en asuntos poblacionales para Europa y profesor de la Sorbona, Francois Dumond, cuando señala que “la profunda declinación de la familia europea se debe a problemas culturales” e identifica “la falta de crecimiento de niños, a una falta de sustitución de generaciones”.
Es la reducción de la natalidad en Europa y en América Latina una de las realidades más preocupantes en la actualidad. Aunque en nuestra región, además de la problemática señalada, existe una que agobia a gran cantidad de familias: la pobreza y la grave desigualdad en que viven tantos hogares latinoamericanos.
Propiamente en Costa Rica, estamos enfrentando diversas situaciones que afectan negativamente a nuestras familias y nuestro desarrollo económico y social. Tenemos hoy una tasa de fecundidad de 1,9 hijos por mujer, cuando se requieren 2,1 para alcanzar el reemplazo generacional; ha habido un aumento en la conformación de hogares monoparentales, que son jefeados por mujeres en más del 80% de los casos y son altamente vulnerables a vivir en condiciones de pobreza.
El incremento en las rupturas matrimoniales es otra situación que viene afectando a las familias en los últimos años. El matrimonio está dejando de ser la vía preferida por las personas para establecer sus vínculos afectivos y su proyecto de vida, pero además, los matrimonios están experimentando cada vez más separaciones y disoluciones.
Por ejemplo, el Informe 2008 del Instituto de Política Familiar, señala que en Europa se han triplicado las rupturas matrimoniales en los últimos años. Cada 30 segundos se disuelve un matrimonio, es decir, 1 millón de rupturas matrimoniales al año.
En tiempos donde la desesperanza pareciera extenderse debido al aumento de la violencia, la crisis financiera y la corrupción, las sociedades deben volver su mirada a las familias. Es en el fortalecimiento de la familia donde podemos recobrar la esperanza para la sociedad.
Por eso el abordaje de la temática familiar es un asunto prioritario. Esperamos que la experiencia y el conocimiento, aportados por la funcionaria del DIF de México, les permita a las autoridades nacionales impulsar diagnósticos y propuestas concretas para la promoción de políticas públicas con perspectiva familiar y comunitaria.

Jesús Rosales Valladares
Politólogo