Luis Alejandro Álvarez

Luis Alejandro Álvarez

Enviar
Miércoles 14 Marzo, 2018

La nueva fiscala general

¡Albricias! El 12 de marzo de este año quedará escrito en los anales de la historia: Costa Rica eligió por primera una fiscala general.
Los dos últimos fiscales nos dejaron un sinsabor por su gestión.

El trasanterior, que buscando la exposición pública, construyendo megacasos que no fueron lo contundentes que se hubiera esperado para los despliegues que hubo, dio la impresión de ser UNA FISCALÍA DE COLOR y así lo manifestamos en artículo publicado en este medio el 14 de agosto de 2009. Artículo con ese título.

Quien lo sucedió, Chavarría, pasó de ser Ministro de Seguridad de la administración Chinchilla Miranda por unos pocos meses, a ocupar el cargo de fiscal general.

A la fecha todo parece indicar que se hizo de la vista gorda en casos que atañen a temas de corrupción de algunos miembros de los Supremos Poderes, políticos y amigos de ellos.

Hoy, en medio de las investigaciones de lo que se conoce como el “cementazo” que nos ha llevado hasta el seno mismo de la Presidencia de la República, la Fiscal a.i. tuvo actuaciones que se vieron con beneplácito por parte de una ciudadanía que cada vez es más vigilante de las actuaciones de los funcionarios, tanto del Poder Judicial, como del Ejecutivo y de las personas que eligió a que les representara en el Legislativo.

Habiendo sido electa la fiscala Navas, de forma unánime, en votación pública y transmitida por diversos medios, asume en medio de las investigaciones que inició, y vienen nuevas, algunas que tocarán a personajes del quehacer nacional.

Debe la señora Navas estar a la altura de las actuaciones que ha llevado a la fecha, y no claudicar a efectuar las diligencias e investigaciones que le correspondan, sin volver a ver a otro lado, dependiendo de colores o banderas.

La Fiscalía debe, y debió ser, siempre neutral y cumplir con sus funciones.

Hoy tenemos magistrados siendo sujetos de investigación, igual que diputados, y esos procesos investigativos no deben distraerse por razón alguna.

No debe permitir la fiscala Navas que la institución que representa se tiña de color, debe prevalecer el blanco del Pabellón Nacional, que es el color que nos cobija a todos.

Luego de esta reflexión, no queda más que desearle a la fiscala general éxito en su gestión durante los próximos cuatro años.