Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 7 Noviembre, 2016

El gas natural, que es mucho más barato y más bajo en emisiones de carbono, se convertirá en la principal fuente de energía del mundo al destronar al petróleo de su primer lugar

La gran transición energética mundial: nuevos escenarios al año 2060

El Consejo Mundial de Energía (World Energy Council, conocido como WEC por sus siglas en inglés) publicó el mes pasado los resultados de un detallado y profundo estudio sobre la transición energética (“The Grand Transition, World Energy Scenarios, 2016”) que está ocurriendo en el mundo con un horizonte al año 2060, en el que se identificaron tres escenarios posibles.
Esta organización, acreditada por la ONU y con sede en Londres, tiene gran prestigio internacional y es un referente mundial. Está conformada por más de 3 mil organizaciones miembros de más de 90 países, las cuales representan a gobiernos, empresas estatales y privadas, instituciones académicas, organizaciones no gubernamentales y a todas las partes interesadas en la energía (“stakeholders”).


Es considerada como la principal red imparcial de líderes y profesionales de la energía en el mundo. Su misión es promover el desarrollo de un sistema de energía asequible, estable y ambientalmente sensible para lograr el mayor beneficio para todos los habitantes.
Este estudio fue muy amplio, transparente y participativo mundialmente, tal y como se señala en el documento donde se publican los resultados:
• “Estos escenarios fueron elaborados para proporcionarles a los líderes de la energía un marco muy abierto, transparente y participativo para poder analizar adecuadamente un futuro muy incierto, y para poder apoyarles en la formulación de las decisiones que tienen que tomar”.
• “Los escenarios futuros fueron construidos durante un periodo de tres años por una red de más de 70 miembros de más de 25 países y se cuantificaron con un modelo basado en un sistema energético multirregional mundial”.
• “La retroalimentación se dio en el Consejo a través de reuniones de Diálogos de los Líderes de Energía y de 14 talleres en todo el mundo, lo que garantiza la inclusión de los puntos de vista claves de los líderes de la industria, la política, la economía, el ambiente, la tecnología y la ciencia”.
• “Todos los escenarios abordan las mismas preguntas importantes e incluyen todos aquellos aspectos del futuro que muy probablemente persistan, pero cada uno de ellos describe una manera diferente de cómo podrían evolucionar los diversos aspectos inciertos del futuro”.
El punto inicial del estudio fue el mix energético mundial de 2014:
• Consumo de energía primaria: Petróleo 31%, carbón 29%, gas natural 21%, biomasa 10%, nuclear 5%, hidroelectricidad 3%, otras renovables 1%. Consumo de energía del sector transporte: derivados de petróleo 92%, gas natural 4%, biocombustibles 3%, hidrógeno 1%.
Luego se elaboraron tres escenarios futuros posibles a partir de 2014 con base en condiciones mundiales y regionales diferentes (económicas, sociales, ambientales, tecnológicas, políticas y crecimiento de la población, entre otros aspectos).
Los tres escenarios arrojaron tres mix energéticos diferentes que muestran la transición energética que podría ocurrir en el futuro, con estimaciones cada cinco años de la participación de cada una de las fuentes de energía hasta el año 2060. Los resultados a 2060 (dentro de cuatro décadas y media) son los siguientes: 
• Resultado del Escenario 1 a 2060. Suministro de energía primaria: gas natural 29%, petróleo 23%, biomasa 16%, carbón 11%, otras renovables 10%, nuclear 8%, hidroelectricidad 3%. Consumo de energía del sector transporte: Derivados de petróleo 67%, biocombustibles 16%, electricidad 8%, gas natural 7%, hidrógeno 2%.
• Resultado del Escenario 2 a 2060. Suministro de energía primaria: gas natural 24%, petróleo 22%, biomasa 19%, otras renovables 13%, nuclear 13%, carbón 5%, hidroelectricidad 4%. Consumo de energía del sector transporte: Derivados de petróleo 60%, biocombustibles 21%, electricidad 10%, gas natural 6%, hidrógeno 3%.
• Resultado del Escenario 3 a 2060. Suministro de energía primaria: petróleo 28%, gas natural 24%, carbón 17%, biomasa 12%, nuclear 9%, otras renovables 7%, hidroelectricidad 3%. Consumo de energía del sector transporte: Derivados de petróleo 78%, biocombustibles 10%, gas natural 7%, electricidad 4%, hidrógeno 1%.
Estos resultados confirman lo que muchos otros estudios ya han señalado también para los diversos períodos de análisis:
• Las transiciones energéticas son lentas, duran décadas y son intensivas en capital.

• La demanda mundial de energía crecerá menos rápido que en el pasado debido a aumentos sin precedentes en la eficiencia energética derivados de los continuos adelantos tecnológicos.

• La diversificación energética aumentará en el futuro como consecuencia de los continuos adelantos tecnológicos y de una mayor competencia en el mercado energético entre las fuentes de energía.

• El factor clave que está impulsando la sustitución entre las fuentes de energía es la mayor competencia entre ellas, inducida en gran medida por los continuos desarrollos tecnológicos. Unas fuentes de energía aumentarán su participación en el mix energético mundial y otras disminuirán.
No es el agotamiento de reservas lo que impulsa esta transición energética. Esto lo tienen muy claro todos los actores en el sector, incluyendo los países petroleros, muchos de ellos productores de gas natural también. Por ejemplo, el Ministro de Petróleo de Arabia Saudita y poderoso miembro de la OPEP, Al Naimi, señaló hace un tiempo que “el pico de la demanda (de petróleo) llegará antes que el pico de la oferta”.
• El gas natural, que es mucho más barato y más bajo en emisiones de carbono, se convertirá en la principal fuente de energía del mundo al destronar al petróleo de su primer lugar, el cual pasará al segundo lugar. Posteriormente, y varias décadas después de 2060, otras fuentes de energía evolucionarán y destronarán posteriormente al gas natural de ese primer lugar.
• Sin embargo, el petróleo seguirá siendo la principal fuente de energía en el sector transporte en las próximas cuatro décadas y media. Aún en el escenario que contempla adelantos tecnológicos importantes y rápidos en vehículos eléctricos, en eficiencia energética y en energías renovables (Escenario 2), el petróleo seguirá siendo dominante en este sector todavía en el año 2060 (67% en el Escenario 1, 60% en el Escenario 2 y 78% en el Escenario 3).
• Las fuentes de energía más bajas en carbono, como el gas natural y las energías renovables, ganan lentamente terreno en los tres escenarios al 2060, en gran parte debido a la reducción de costos que se proyecta como consecuencia de los continuos avances tecnológicos.

• El gas natural continuará siendo por mucho la fuente dominante en el mundo para producir hidrógeno. En EE.UU., el 95% del hidrógeno que se produce actualmente proviene del gas natural.
• El gas natural aumentará también su participación en sus usos no energéticos, los cuales son miles (fertilizantes, plásticos, textiles, detergentes, productos farmacéuticos y cosméticos, equipos médicos, pinturas, resinas, grasas, adhesivos, colorantes, llantas, solventes, ceras, gases refrigerantes, herbicidas, insecticidas, recubrimientos, moldes, empaques, productos de limpieza industrial y del hogar, tuberías de PVC, productos para impermeabilizar, juguetes y materiales de construcción, entre muchos otros miles de productos).
En lo fundamental, los estudios sobre la transición energética mundial llegan a conclusiones bastante semejantes.