Logo La República

Miércoles, 23 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


La confianza pública del Presidente de Costa Rica

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 04 octubre, 2019


Sinceramente


Dice el viejo dicho que “Nunca regresa a su nido vacío el pájaro muerto en la selva”. Muchas personas creen que la confianza una vez perdida, la credibilidad una vez estropeada, el honor una vez mancillado no es posible recuperarlo. Muchas personas han apostado a que destruyendo los mismos en el Presidente de Costa Rica, acabarán no solo con su presunta carrera política futura sino también con las posibilidades del Partido Acción Ciudadana de volver a formar gobierno en el futuro, elegir diputados o nombrar alcaldes.

El joven presidente ha tenido que enfrentar grandes vacíos, yerros acumulados y un dramático problema fiscal que él no provocó, pero que sí está tratando de resolver y enfrentar con medidas que es claro no son populares ni lo habrían sido nunca.

Reducir la tasa de crecimiento de los salarios públicos, variar la concepción de otorgamientos dados en el pasado por quienes en generosidad no contemplaron su sostenibilidad en el tiempo no conlleva popularidad en aquellos afectados.

En esta lucha se ha enfrentado a los poderosos sindicatos que fueron construyendo las ventajas para sus agremiados por años y que confiaban que un gobierno del PAC sería aliado sindical. Claro está que los trabajadores del sector público no son partidarios de estas medidas ni son simpatizantes del Presidente de Costa Rica ni con su partido a los que aparentemente juzgan traidores.

El poner tope y gravar con impuestos las pensiones de hacienda y las de los regímenes del Magisterio, de las universidades públicas y del Poder Judicial afecta a una clase de personas que aún ejerce liderazgo en el país y es capaz de hacerse escuchar políticamente y en todos los medios de comunicación colectiva.

Son muchos los grupos de poder e influencia que desafectos con las medidas arremeten contra la credibilidad del “gobierno”. No es sencillo ser popular quitando. Es mucho más fácil ser popular dando y siendo generoso aunque tal generosidad traiga consecuencias nefastas al país. Se critica al “Gobierno” sin recordar que este está formado por tres poderes y que cada uno de ellos ha ido cumpliendo su papel.

El Presidente y su partido han abrazado la tesis de que debe otorgarse la institución legal del matrimonio a las parejas del mismo sexo. La Corte Interamericana de los Derechos Humanos así lo ha resuelto en consulta y la Sala IV ha puesto fecha límite a establecer ese derecho. Los partidarios de que esto se materialice constituyen un grupo de consideración. Sus adversarios son un mayor número. Los derechos civiles no son sujeto de referéndum o de votaciones pero el partido y el presidente sí reciben el peso del ajuste democrático de su iniciativa. La oposición es enorme. Las iglesias de todas las denominaciones sobre todo aquellas protestantes, los conservadores, los adversarios políticos que aprovechan cada oportunidad para atacar al “Gobierno” han hecho frente común. Alguien debería de haberle soplado a esta administración y al PAC que uno no abre cien frentes a la vez. Uno no se pelea con todos simultáneamente.

Muchos temas han sido traídos y debatidos por el PAC favoreciendo un pensamiento diferente al de las iglesias y los grupos de pensamiento tradicional del país. Estos temas dividieron profundamente a Costa Rica y si bien fueron mecanismos coyunturales para ganar elecciones son hoy herramientas para oponerse al “Gobierno” y personalizar en el Presidente de Costa Rica todos estos desencuentros.

¿Quién es el que defiende las tesis del Gobierno de Costa Rica? ¿Quién es el que sale al paso de noticias falsas y acusaciones a la persona del Presidente? Nadie lo hace. No hay escudero, no hay persona que conteste o que enfrente la catarata de cargos y de insinuaciones que diariamente se lanzan contra el señor Alvarado y su credibilidad.

El señor Alvarado ha cometido errores, ha tomado iniciativas desafortunadas para amplios sectores sociales pero lo peor es que nadie enfrenta las críticas. No tiene funcionarios de prensa para desvirtuar aquellas noticias y afirmaciones que le han ido costando credibilidad y confianza. Yo me he preguntado de manera incesante por qué. ¿Por qué el gobierno es como un saco de arena que es golpeado sin respuesta o aclaración alguna? El que calla concede dice el adagio.

La economía no despega y no es un asunto de aumentar o disminuir la tasa de redescuento. La economía no arranca pero es que en diez años los costos internos de empresas y consumidores han crecido en exceso del 36%. El tipo de cambio alto, fruto de préstamos reiterados para seguir gastando aún sin impuestos ni ingresos sanos ha ido pesando de manera grave sobre los emprendedores del país.

La enorme cantidad de regulaciones, trámites, procedimientos, patentes e impuestos mantiene a los emprendedores amarrados. El peso económico del estado es tal que resulta una carga insoportable de llevar. ¿Cuántos años requeriremos para desrregular la economía? ¿Cuántos años deberemos esperar para que una simplificación real se materialice en el país? Con trescientos mil costarricenses sin trabajo y grupos responsabilizando al presidente personalmente de su infortunio no hay credibilidad ni confianza que aguante.

Nadie puede ser popular ni tener credibilidad haciendo reformas trascendentes y tocando intereses serios y profundos, enfrentando en consecuencia una oposición seria sin tener vocero, sin tener defensa ni respuesta. ¿Dónde está la comunicación gubernamental con el entorno?

Finalmente, los emprendedores y las empresas ya establecidas, sin confianza en lo que viene, en lo que se decidirá sobre reforma del estado, no se endeudan más, no invierten sus recursos propios en nuevos proyectos ni asumen nuevos riesgos. La confianza y la credibilidad son el campo de siembra y por ello debe de cuidarse como lo más preciado y defenderse con absoluto ardor.

Emilio R. Bruce

Profesor


NOTAS ANTERIORES


Sí al aborto terapéutico

Miércoles 23 octubre, 2019

El presidente Carlos Alvarado debería firmar la ley que permite el aborto terapéutico cuando la v...







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.