Enviar
Japón evita la deuda soberana de EE.UU.

La caída del dólar lleva a los inversionistas nipones a desistir de los papeles del Tesoro estadounidense

Wes Goodman
Bloomberg

Agréguese otro pesar al índice de dificultades de Estados Unidos que ya incluye un gran encarecimiento de la gasolina y el trigo y la caída del valor de las viviendas: un déficit federal que se dispara porque los inversionistas extranjeros, sobre todo los japoneses, le sacan el cuerpo al dólar depreciado.
Los japoneses, que poseen deuda soberana de Estados Unidos por $586.600 millones, o un 12% del total, tuvieron su peor trimestre en diez años en lo que a obligaciones del Tesoro estadounidense se refiere al perder un 7% en los tres primeros meses de este año cuando el dólar cayó a su menor tipo de cambio desde 1995 frente al yen, a juzgar por los índices de Merrill Lynch & Co. Dai-ichi Mutual Life Insurance Co., Meiji Yasuda Life Insurance Co. y Sumitomo Life Insurance Co., tres de las cuatro mayores aseguradoras del país, preferirían aceptar las rentabilidades de los bonos de Japón, que son las más bajas de mundo, antes que comprar deuda de Estados Unidos. “Es muy temprano para decir que el dólar dejará de caer”, dijo Masataka Horii, director del equipo de inversión en Tokio de Kokusai Global Sovereign Open, el mayor fondo de bonos de Asia, dotado con $53.100 millones. “La economía de Estados Unidos seguirá lenta por algún tiempo”.
Japón posee más bonos del Tesoro de Estados Unidos que ningún otro país. Después de haber aumentado sus carteras en $9.200 millones a $620.600 millones entre marzo y junio de 2007, los inversionistas japoneses redujeron esa participación global por $34.000 millones hasta febrero inclusive, dijo el Departamento del Tesoro el 15 de abril. Estados Unidos depende de los inversionistas extranjeros, que poseen más de la mitad de la deuda pública estadounidense en circulación, para financiar un déficit que según previsiones de Goldman Sachs Group Inc, crecerá a un récord de $500 mil millones en el ejercicio hasta el 30 de setiembre, después de haber sido de $163 mil millones el año pasado. Sin el apoyo de esos inversionistas, en Estados Unidos las tasas de interés de largo plazo serían un 0,9 punto porcentual más altas, según un estudio llevado a cabo en 2006 por la Reserva Federal, el banco central del país.
Ver comentarios