Ivanka Trump impulsa multimillonario plan de cuidado infantil
Foto Bloomberg.
Enviar

Ivanka Trump ha instado a los legisladores que elaboran una reorganización tributaria a incluir una deducción por gastos de cuidado infantil, pero dado que el precio asciende a $500 mil millones podría resultarle difícil contar con el apoyo del Congreso.

Miembros de la Cámara de Representantes y el Senado se reunieron la semana pasada con la hija mayor del presidente Donald Trump en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca para analizar la propuesta de Ivanka de un beneficio fiscal por cuidado de los niños, según una persona con conocimiento de la reunión. Trump dijo antes que pronto propondría una amplia reforma impositiva, si bien no proporcionó detalles.

La participación de Ivanka Trump en las negociaciones tributarias entre la Casa Blanca y los legisladores republicanos es un indicio de la influencia que ejerce a pesar de no tener ningún cargo formal en el gobierno de su padre. Dina Powell, la ex ejecutiva de Goldman Sachs Group Inc. que se desempeña como asesora económica del presidente, ayuda a Trump a asegurarse de que una reforma impositiva comprenda tanto el beneficio por cuidado infantil como la exigencia de que los empleadores paguen licencias por maternidad, políticas que Ivanka llevó a su padre a adoptar durante la campaña del año pasado.

“Ivanka presiona para que no se apruebe la reforma a menos que comprenda el plan tributario para el cuidado infanil”, dijo Sheila Marcelo, fundadora de www.care.com, un sitio web para buscar niñeras. “Ella y Dina Powell presionan para asegurarse de que la propuesta se incluya”.

Almuerzo con ejecutivas

En enero Ivanka invitó a Marcelo a cenar en la casa de Wendi Deng, la ex esposa de Rupert Murdoch, uno de los presidentes de TwentyFirst Century Fox Inc., para analizar sus planes de concentrarse en el empoderamiento femenino durante la presidencia de su padre. A la cena asistieron altas ejecutivas como Gini Rometty, la máxima responsable de International Business Machines Corp.; la presidenta y CEO de Xerox Corp., Ursula Burns, y la CEO de Deloitte, Cathy Engelbert.

No se sabe con certeza si la propuesta de Ivanka Trump encuentra mucho respaldo en Capitol Hill. Una deducción por gastos de cuidado infantil es cara y regresiva, dado que favorecería a las familias más prósperas con dos padres que trabajan. La deducción le costaría al gobierno federal $500 mil en 10 años, según una estimación de la Tax Foundation, un grupo de análisis sin fines de lucro de tendencia conservadora.

“La propuesta de atención infantil es generosa y amplia, ya que casi todos los que tienen hijos pequeños saldrían beneficiados. Sin embargo, los mayores beneficios recaerán en las familias relativamente prósperas que cuentan con dos ingresos y pagan personal que cuide a sus hijos”, dijo Alan Cole, un economista de la Tax Foundation.

La demócrata Hillary Clinton criticó el plan de deducción del cuidado infantil por considerarlo una ventaja para las familias más ricas que contratan niñeras y estimar que es insuficiente para ayudar a las familias trabajadoras. Marcelo se hizo eco de esa afirmación al decir que, en su forma actual, el plan no ayuda a las familias cuyos ingresos son demasiado bajos para pagar impuestos y que, por lo tanto, no se benefician de las deducciones.

“En realidad no pone la atención infantil al alcance de la gran mayoría de las familias trabajadoras”, dijo Marcelo, que agregó que aún no le ha dado a Ivanka Trump su opinión sobre el plan.

Ver comentarios