Logo La República

Lunes, 25 de octubre de 2021



NOTA DE TANO


Italia pasó la escoba y hoy reina en Europa

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Lunes 27 septiembre, 2021

Rigoberto Jiménez, defensa del Sporting

Luis Fernando Suárez, técnico de la Selección Nacional, vio jugar unos pocos minutos a Jewisson Bennette y quedó impresionado. De una sola vez lo convocó a la Tricolor.

Curiosamente, decenas de futbolistas suman buenas temporadas, encadenan una larga serie de muy buenos partidos, y el técnico de turno del seleccionado, ni los vuelve a ver.

Desde hace unas cinco temporadas le he seguido los pasos a Rigoberto Jiménez, defensa izquierdo del Sporting de 32 años de edad, solo un año mayor que Bryan Oviedo.

Tres temporadas con Santos, dos con Sporting en el último lustro, siempre jugando a un alto nivel, sin duda de los mejores defensas izquierdos del fútbol nacional.

Lea más: Luis Fernando Suárez se bloqueó

Aparte de que marca muy bien, Rigoberto tiene una vocación ofensiva que pocos laterales izquierdos de nuestro fútbol poseen. Siempre, pero siempre que recupera la pelota, ataca, ataca, ataca.

Invito a que repasen los videos con sus actuaciones y verán que no mentimos.

Uno mira entonces a los entrenadores de la Selección Nacional, a todos, sentados en las gradas observando juegos del campeonato en busca de nuevos rostros, y no se fijan en estos detalles. Terminan convocando a los mismos de siempre.

¿Cómo no va a tener una oportunidad en la Tricolor, el joven limonense de solo 19 años, Roan Wilson, hoy futbolista de Grecia?

¡Qué talento de muchacho!

Y podemos citar otros ejemplos con una lista interminable.

Lo que sucede es que el nombre de los mundialistas pesa y la mayoría de los entrenadores de nuestro entorno, no tienen las agallas de un Mauricio Pochettino que sentó a Lionel Messi en su debut con el PSG, provocando la ira y la malacrianza del astro.

Lea más: "Devolverme a jugar a Costa Rica sería tirar cinco años a la basura": Patrick Sequeira

En uno de los últimos partidos del Alajuelense, su técnico sustituyó a los dos mejores futbolistas del equipo: Ian Smith y Carlos Mora y dejó en la cancha a dos de los más flojos: Pipo González y Bryan Ruiz y este ejemplo es repetitivo en clubes donde actúan jugadores de renombre, aunque estén en horas bajas.

Italia, campeona de Europa, después del fracaso que significó no ir al Mundial de Rusia, renovó la nómina del seleccionado y solo dejó a dos veteranos: Bonucci y Chielini. El técnico Roberto Mancini con el apoyo de la dirigencia pasó la escoba y se refrescó la “azurra” que hoy barre en Europa.

En Costa Rica seguimos atrapados en la Selección Nacional y en los clubes, en Brasil 14 y Rusia 18, gracias a dirigentes y técnicos con terror al cambio.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.