Enviar
Orden de la Corte de La Haya deja en ascuas soberanía de territorio en conflicto, hasta nueva resolución
Isla Portillo… tierra de nadie
Ni militares, ni civiles podrán ingresar al sitio, solo expertos ambientales, con aval de Ramsar y tras previo aviso a vecinos del Norte

Como una tierra de nadie, así quedó Isla Portillo tras la orden emitida ayer por la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Ni militares, ni policías, ni civiles podrán ingresar al sector invadido por soldados nicaragüenses desde hace cuatro meses y medio.
A pesar de que este territorio nunca dejó de ser de Costa Rica, ahora solo expertos ambientalistas podrán visitarlo, siempre y cuando cumplan con dos condiciones: que cuenten con el aval de la Convención Internacional de Humedales (Ramsar) y dar previo aviso a Nicaragua.
Ante el temor de adelantar criterio sobre el fondo del conflicto, la Corte tomó una resolución que deja en indefinición aspectos cruciales sobre la soberanía nacional, en esta porción del territorio, pues imposibilita el libre tránsito y desarrollo de acciones que el país quiera realizar.
Este es el principal sinsabor que deja la orden, la cual en primera instancia, tanto a Costa Rica como a Nicaragua les generó ayer un sentimiento de victoria.
La diplomacia nacional celebró la orden del Tribunal con sede en La Haya de impedir la presencia de fuerzas armadas y civiles de ambas naciones en una esquina de Isla Portillo.
Mientras que el vecino del Norte festejó la negativa de impedir la continuación del dragado en el río San Juan, pues Costa Rica no demostró que dichos trabajos de limpieza actualmente ocasionen un daño ambiental en territorio local.
Ayer la Corte de La Haya emitió un fallo que Nicaragua había dicho que no podía dar, aduciendo que ello sería adelantar criterio. Tomando en cuenta que la sentencia por el fondo puede prolongarse por hasta cuatro años.
En este sentido, la orden fue ambigua, pues no deja claro cuál de las dos naciones tiene la soberanía absoluta sobre Portillo.
“Lástima que la Corte no nos dio la razón sobre la soberanía de la Isla Portillo, lo del tema del dragado es más complejo, tendrá que definirse con más cuidado.”, dijo Bruno Stagno, ex canciller de la República.
“Vamos a tener que ser pacientes y cuidadosos en la relación con Nicaragua, para no caer en ingenuidad y credulidad”, añadió el diplomático.
De igual forma, los jueces no consideraron una resolución anterior de tan solo un año y medio, donde se definían el territorio costarricense y la línea fronteriza.
En términos generales, la Corte por unanimidad ordenó a ambas naciones abstenerse de enviar militares y civiles a la zona. Unicamente Costa Rica puede designar observadores ambientales, tras el aval de Ramsar.
Los dos países deben evitar cualquier acción que pueda agravar el conflicto y deberán informar a la Corte sobre el cumplimiento.
Por otra parte, los jueces se opusieron a detener los trabajos de limpieza del San Juan, como solicitó Costa Rica, aduciendo que no hay pruebas para comprobar un daño.
Si bien Nicaragua tiene la soberanía del río, hay que recordar que el canciller René Castro también le dio el aval para realizar la limpieza, lo que permite seguir adelante con los trabajos.
No obstante, la Corte dejó abierta la posibilidad de establecer en el futuro nuevas medidas cautelares, si se llega a comprobar una afectación en suelo costarricense.
El fallo llenó de optimismo a la presidenta Laura Chinchilla y a la diplomacia nacional.
Conocida la resolución, la mandataria ordenó incrementar la seguridad en las cercanías de Isla Calero.
En ese sentido, hoy un grupo de zapadores inspeccionará la zona para ver si existen minas y la despejarán hasta llegar al caño que abrió Nicaragua, como lo permite La Haya.
Asimismo, se establecerá un puesto de control en la orilla de la playa, en la margen del caño para resguardar el territorio.
“Resguardaremos el fallo con la observación directa de la policía, que estará presente en el límite permitido. Se colocará un puesto en la playa, en la margen del caño hecho por los nicaragüenses”, explico José María Tijerino, ministro de Seguridad.
En materia ambiental, la Cancillería ya envió un comunicado a Ramsar para que se pronuncie y establezca la visita a isla Portillo.
Mientras que Chinchilla no descartó sentarse a negociar con su homólogo nica Daniel Ortega.

Luis Alberto Muñoz y Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]
Colaboró con esta información el periodista Esteban Arrieta

Ver comentarios