Irlanda no será usada en las conversaciones del Brexit
El gobierno irlandés está exigiendo que la frontera permanezca abierta después del Brexit. Bloomberg/La República
Enviar

Irlanda advirtió que no será utilizada como un peón en las negociaciones más amplias sobre los términos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y llamó a los planes británicos para evitar los controles fronterizos después del Brexit un "paso adelante".

Los enviados deben mostrar "flexibilidad e imaginación" para idear arreglos post-Brexit en la isla de Irlanda que preserven la libre circulación de personas y mercancías a través de la frontera, dijo el Departamento del Brexit del Reino Unido, y presentó propuestas para mantener abierta la que será la única frontera terrestre de la UE con el Reino Unido después del Brexit.

"Seremos realistas y justos, pero también firmes en relación con la defensa de los intereses irlandeses, esta es una buena prueba para la UE en la defensa de los intereses de los países pequeños, así como los grandes. No vamos a pelear sin motivos, pero seremos firmes y claros", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Simon Coveney, a periodistas en Dublín.

Los controles a lo largo del cruce de 500 kilómetros se eliminaron en gran parte después de un acuerdo de paz en la década de 1990, y el gobierno irlandés está exigiendo que la frontera permanezca abierta después del Brexit.

En contra de esto, el jefe de negociaciones del bloque, Michel Barnier, mantiene que los controles aduaneros forman parte de la gestión fronteriza de la UE, y los agricultores franceses ya se oponen a una frontera abierta por temor a que importaciones no europeas más baratas entren a la UE a través del Reino Unido.

La forma final de la frontera dependerá del convenio que alcance el Reino Unido con la UE sobre sus relaciones comerciales futuras. Según una propuesta británica, denominada "nueva asociación aduanera con la UE", no sería necesaria una frontera aduanera porque cada una de las partes cumpliría las normas aduaneras de la otra. Esto llenaría la demanda de Irlanda de mantener la situación actual.

En el marco de una segunda sugerencia, denominada "arreglo de aduanas simplificado", el Reino Unido extendería los requisitos de declaración aduanera actualmente vigentes para otras naciones al comercio de la UE.

Coveney dijo que las propuestas reflejan algunos de los objetivos de Irlanda, aunque dejan muchas preguntas sin respuesta sobre cómo podrían lograrse.

"Cumplir con las aspiraciones expuestas en estos documentos será difícil", dijo, calificando algunos elementos de las propuestas del Reino Unido de "inviables". "Si la tecnología puede ayudar, entonces bien, pero primero está la negociación política y necesitamos un nuevo pensamiento político para resolver estos problemas", indico el Ministro.


Ver comentarios