Enviar
Lunes 24 Junio, 2013

Es necesario que los países consideren a su gente como el recurso más importante y consecuentemente inviertan en la formación de más y mejores profesionales de alto nivel


Investigación, desarrollo e innovación

Es común observar que en los países desarrollados exista un fuerte nivel de inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), uno de los factores estratégicos para mantenerse competitivo hoy en día.
Ese debe ser precisamente el rumbo a seguir; se debe integrar el conocimiento a la base productiva del país, y esto se logrará invirtiendo decididamente en fortalecer el desarrollo tecnológico, promover la innovación empresarial, vincular los centros de investigación con las empresas y apoyar la cultura del emprendimiento.
El aumento de la inversión en I+D+i (con una amplia participación del sector privado) favorece que la innovación esté orientada a satisfacer las necesidades del mercado y por ende genere altos retornos de inversión, desencadenando ciclos virtuosos de crecimiento y desarrollo económico. Es estratégico invertir en I+D+i porque:
• Estas actividades permiten el avance y difusión del conocimiento, así como la creación de nuevas áreas de especialización e investigación.
• La aplicación del conocimiento propicia el desarrollo de nuevas tecnologías e innovaciones de alto valor agregado.
• Los proyectos de investigación involucran la formación de profesionales, la modernización de la infraestructura y el desarrollo de nuevos servicios, que contribuyen a la solución de problemas sociales y ambientales.
Para aumentar la competitividad de los países y transitar hacia una economía basada en conocimiento es garantizar la disponibilidad de capital humano de alto nivel (másteres y doctorados), especialmente en las áreas relacionadas con las ciencias y las ingenierías.
Es necesario que los países consideren a su gente como el recurso más importante y consecuentemente inviertan en la formación de más y mejores profesionales de alto nivel. Ellos cuentan con mejores capacidades para adquirir, procesar, generar y transmitir conocimiento, lo cual es esencial para la atracción de inversión extranjera directa intensiva en este.
El desarrollo de una estrategia enfocada en aumentar la disponibilidad del capital humano de alto nivel debe ser el fruto de la acción conjunta entre el gobierno, la academia y las empresas.
Estas acciones deben considerar la orientación vocacional temprana hacia las ciencias y las ingenierías para aspirar a trabajos de mayor calidad; el reconocimiento social del trabajo de los científicos y tecnólogos; el fortalecimiento de los programas de becas, atracción de talentos y creación de nuevos programas de posgrado, así como la formación de técnicos especializados. Asimismo es necesario ajustar los perfiles curriculares de acuerdo con las nuevas tendencias de los sectores productivos, incluyendo desarrollo de habilidades blandas como idiomas, pensamiento lógico, comunicación, liderazgo y emprendimiento.
La fuerte inversión en I+D+i y la disponibilidad de capital humano de alto nivel son esenciales para mantener competitivo al país. Se espera, sin embargo, que el convencimiento de la importancia de esto no llegue demasiado tarde.


Keilor Rojas Jiménez
Viceministro de Ciencia y Tecnología
[email protected]