Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Intimidad, pudor y...sentido común

Claudia Barrionuevo [email protected] | Lunes 06 agosto, 2012



Intimidad, pudor y… sentido común

Luego de la muerte de Francesca, sus hijos deben deshacer la casa familiar. Al hacerlo, encuentran el diario íntimo de su madre y en él, la historia del apasionado y cortísimo romance entre ella y un fotógrafo, décadas atrás.
Al parecer, Francesca ha guardado el documento que pone en evidencia lo íntimo de una breve infidelidad para que sus hijos comprendan su capacidad de amar: no solo al hombre, a sus hijos renunciando a la pasión para seguir al lado de su familia. A pesar del dolor desgarrador. Decisiones de otros tiempos. Los de “Los puentes de Madison” dirigida y protagonizada por Clint Eastwood.
Luego de la muerte de mi abuelo Julio, mi abuela Lilia leyó una por una las cartas y poemas que habían compartido y de inmediato las destruyó. Estaba convencida que no viviría mucho más. No quería que su intimidad cayera en manos de nadie. Murió muchos años después con su pudor intacto.
Luego de la muerte de mi padre, tuve que deshacer su casa y encontré su correspondencia. No me atreví a leer nada y me deshice de todo. Aunque la curiosidad es una de mis características, el morbo no. No quería entrar en su intimidad.
Tampoco quiero que nadie entre en la mía. No he tenido un diario y la correspondencia que guardo es inocua.
Y es que la intimidad es eso: intimidad. Estoy convencida que hay que protegerla. Disfrutarla sí, de lleno, pero resguardarla.
No es un asunto de moralismo. Tal vez de pudor. Sin lugar a dudas de sentido común.
Tampoco creo que todo lo que sucede en la intimidad deba ser callado. Si una mujer es agredida debe denunciarlo. No en un arranque de furia: en la voluntad de la conciencia. Ojalá cuente con el apoyo de sus afectos para llevar la acusación hasta sus últimas consecuencias.
En el Programa del Ministerio de Educación sobre educación sexual (que debe ser apoyado por todos) sería importante incluir que, además de la importancia del gozo de la sexualidad, la juventud debe aprender a cuidarse, no solo de un embarazo no deseado o de las múltiples enfermedades de transmisión sexual, también debe tomar conciencia del peligro que representa exponerse.
Tomarse fotos sugestivas o grabar vídeos íntimos y compartirlos con otros no es conveniente. Antes de los 20 y pocos años casi todos ignoran la maldad humana. Hay que prevenirlos.
Tal vez recordarles a los jóvenes que hace años, unos vídeos sexuales de Pamela Sue Anderson fueron expuestos por un hacker; o que en 2008, la grabación de una masturbación alejó de las cámaras por unos meses a una bella presentadora nacional.
Si mi vecino/a “produce” un vídeo íntimo con un guion pobre, frases cursis, hablando de tú, sin dirección de arte y sin la belleza erótica de un Adrian Lyne, a nadie le importa. Si lo hace una figura pública, los medios de comunicación más inescrupulosos del mundo (incluyendo a la CNN) explotarán la “noticia” hasta la saciedad. El morbo vende.
Cuidar la intimidad es tener sentido común. No tenerlo nos lleva a cometer errores. Cometerlos nos obliga a asumir las consecuencias. Sin victimizarnos.

Claudia Barrionuevo
[email protected]