Foto 1
Los empleadores se aprovechan de los extranjeros porque saben que dependen de dos años de trabajo ininterrumpido en una empresa para poder optar por la residencia permanente. /La República
Enviar
Ver comentarios