Logo La República

Sábado, 28 de mayo de 2022



NACIONALES


Caso Cochinilla frenó el desarrollo de obras, explica Carlos Trejos

“Infraestructura requiere intervención urgente de instituciones a cargo”, según Cámara de la Construcción

Responsabilidad de procesos no puede diluirse entre la burocracia

Esteban Arrieta earrieta@larepublica.net | Martes 19 abril, 2022

“Muchos de los grandes proyectos que requiere el país siguen pendientes”, según Carlos Trejos, presidente de la Cámara de la Construcción. Cortesía/La República.
“Muchos de los grandes proyectos que requiere el país siguen pendientes”, según Carlos Trejos, presidente de la Cámara de la Construcción. Cortesía/La República.


Si Costa Rica desea superar el rezago histórico en infraestructura no solo debe invertir más recursos, sino también realizar una intervención urgente de las instituciones a cargo, de acuerdo con Carlos Trejos, presidente de la Cámara de la Construcción.

Lea más: País avanza en infraestructura, pero aún está lejos de superar rezago

Acabar con los trámites duplicados en el Estado y establecer responsabilidades claras para que las fallas no se diluyan en una maraña burocrática es lo que recomienda el experto.

¿Qué le pediría al nuevo presidente en esta área?

Es mucho lo que se requiere en esta área, sin embargo, para poder avanzar en obra pública y ejecutar los proyectos vitales de infraestructura, es necesario una intervención urgente de las instituciones a cargo.

Una mala gestión de los proyectos y la falta de planificación han generado sobrecostos y sobretiempo en la ejecución de los proyectos.

Es por esto que consideramos que el nuevo presidente debe trabajar en tres ejes fundamentales: reformas en la gestión de obra pública; restructuración de las instituciones a cargo e impulso a métodos alternativos de financiamiento.

Lea más: Construcción de infraestructura pública en caída libre

Por ejemplo, la próxima Administración debe tener en cuenta que un proyecto de infraestructura comprende una serie de etapas que van desde la planificación, estudios, preparación, financiamiento y diseño hasta la construcción, operación y mantenimiento de la obra. Es por ello que el país requiere una Política de Estado, generada a partir de una visión país de largo plazo, que trascienda los gobiernos de turno y defina los proyectos prioritarios con criterios técnicos y de conveniencia nacional, para que la ejecución no dependa de los cambios de gobierno o de intereses partidarios.

Por otra parte, se requiere reestructurar el sector de obras públicas y transportes con el objetivo de evitar la duplicidad de funciones y procesos.

Asimismo, dentro de toda la estructura que debe existir, deben definirse funcionarios responsables de cada una de las etapas, y a la vez debe existir un responsable del proyecto en general. No es admisible que la responsabilidad se diluya en una gran cantidad de procesos que no agregan valor ni seguridad, que generan errores.

En cuanto a la disponibilidad de fondos para invertir en obra pública, el Estado debe buscar otras alternativas de financiamiento diferentes a las convencionales, lo que hace importante ampliar el uso el modelo de concesiones y de las Asociaciones Público-Privadas.

¿Qué opina de la labor del gobierno saliente en torno al desarrollo de infraestructura?

Las metas planteadas al inicio de la administración no se cumplieron. Por ejemplo, se planteó un plan para ejecutar $3 mil millones en los cuatro años y no se logró ejecutar una parte muy importante de ese monto. Muchos de los grandes proyectos que requiere el país siguen pendientes.

Por otra parte, en el tema de mantenimiento de la red vial la gestión es realmente deficiente, y con supuestos grandes problemas de corrupción; asimismo, los puentes que son estructuras de gran importancia para el desarrollo del país siguieron en abandono cuatro años más.

En algún momento se consideró al sector infraestructura como el mejor de esta administración, ¿se puede mantener esa opinión?

Al inicio de la Administración su gestión era buena al lograr desentrabar varios proyectos que venían en procesos de gobiernos anteriores; sin embargo, ese ritmo no se logró mantener en los años siguientes.

¿Cuánto afectó el caso Cochinilla el desarrollo de la obra pública?

Definitivamente el Caso Cochinilla vino a empeorar la situación, muestra de ello proyectos de gran importancia que estaban en proceso, se devolvieron a fases anteriores.

La suspensión de las obras de conservación es algo que va a traer sus grandes consecuencias al país.

Sin embargo, hay que resaltar que la gestión de la infraestructura vial en el país presenta problemas desde hace varias décadas y no se hace lo necesario para corregir los problemas que padece. Esta Administración no fue la excepción.

¿Cuáles obras fundamentales quedan sin hacerse?

Entre las obras importantes pendientes pueden mencionarse las siguientes:

•Ruta 32 Rio Frio – Limón (Un avance de cerca del 50% y en donde todavía faltan muchas expropiaciones y relocalización de servicios públicos)

•Ruta 32 San José - Rio Frío (Cero avance)

•Carretera San Carlos (Cero avance)

•Ampliación Ruta 27 (Cero avance)

•San José – San Ramón y sus OBIS (Únicamente se logró el Lote 1)

•Carretera San José – Cartago (Cero avance)

•Taras – La Lima (con un avance muy reducido)

•Ampliación Radial Santa Ana (Cero avance)

•Plan Nacional de mantenimiento de Puentes (Cero avance)


Perfil


Nombre Carlos Trejos
Cargo Presidente Cámara de la Construcción
Sitio web https://www.construccion.co.cr/


NOTAS RELACIONADAS







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.