Enviar

Buen ambiente en segundo semestre para negocios

Inflación y colón estables impulsarán economía

Déficit del Gobierno sigue siendo la mayor amenaza a la salud económica


Resumen ejecutivo

201407142109160.n11.jpg
Podría ser el segundo semestre del año un buen momento para impulsar su negocio a corto plazo.
Varios indicadores económicos están dando señales positivas, en comparación con el semestre pasado.
A largo plazo, el ambiente sería menos alentador, mientras el Gobierno sigue acumulando deuda, que eventualmente los ciudadanos tendrían que cancelar.

El segundo semestre de este año pinta como un buen momento para ampliar los planes de negocio a corto plazo, al esperar un decente desempeño económico.
Entre los factores positivos, que se vislumbra regirían durante los próximos seis meses, están el tipo de cambio estable, así como la inflación controlada.
En cuanto al tipo de cambio, fluctuaría poco, ya que hay menos preocupación que a principios de 2014, de una fuga de capital a varios países desarrollados.
En este momento, las tasas de interés en Estados Unidos y Europa siguen bajas, así que no hay una gran atracción para los inversores de vender los colones y comprar dólares o euros.
La depreciación del colón a principios del año se debió en gran parte a la percepción de que subirían las tasas en esos países, a raíz de un repunte económico, el cual atraería una parte del capital invertido en Costa Rica.
Sin embargo, la recuperación estadounidense y europea a final de cuentas sigue lenta.
En lo que a la inflación se refiere, habría una incremento controlado, con un aumento modesto en el Índice de Precios al Consumidor, sobre todo si se mantuviera la rebaja en el precio del petróleo.
El barril de West Texas Crude ayer quedó en $100, unos $7 por debajo del nivel que tocó hace un mes.
La perspectiva fue distinta en el primer semestre del año, durante el cual el precio del barril de crudo pasó de $92 a $107.
Eso fue una causa importante del incremento semestral del Índice del 4,1%, el más alto de los últimos cuatro años.
La actividad económica por su parte fue positiva.
Se trata del crecimiento de un 7,2% en el primer semestre de este año del Índice Mensual de la Actividad Económica, en comparación con el 6,2% durante el mismo periodo de 2013.
El IMAE caería a finales del año, debido al cierre en el país de algunas operaciones de Intel.
Sin embargo, el impacto real del cierre será pequeño —unos $100 millones, de una producción nacional que vale más de $50 mil millones, de acuerdo con un cálculo de LA REPÚBLICA.
El sector privado en este semestre pagará tasas de interés más altas, dada la demanda del Gobierno por el dinero.
No obstante, será modesto el incremento en las tasas, ya que la forma de fijar la tasa básica pasiva desde diciembre pasado, tiende a suavizar el ritmo de las variaciones.
Con una estabilidad económica, hay poca posibilidad de enfrentar la inflación monetaria, que resulta cuando el Banco Central imprime dinero.
La inflación monetaria podría estimular una economía débil.
Al mismo tiempo, tiende a dañar a las personas cuyos ingresos no logran seguir el ritmo del aumento de los precios, sobre todo los asalariados y pensionados.
A largo plazo, el ambiente es menos alentador, mientras persiste el problema de los gastos del Gobierno, que este año excederán los ingresos por casi $3 mil millones.
A finales de 2014, la deuda acumulada del Gobierno causará inquietud en los mercados financieros, al sobrepasar el 50% del valor de la producción nacional anual.

201407142109160.n1.jpg

Redacción
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios