Indignación por veto para detener matanza en Siria
Enviar
Indignación por veto para detener matanza en Siria

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, condenó veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, para detener el baño de sangre que se vive en Siria.
Asimismo, advirtió sobre el peligro de una guerra civil en ese país y amenazó con nuevas sanciones para el régimen sirio.

En rueda de prensa, tras una reunión con el primer ministro búlgaro, Boiko Borissov, la secretaria de Estado dijo que Estados Unidos iniciará una serie de consultas diplomáticas con socios de todo el mundo, para aumentar la presión sobre el régimen sirio.
Según Clinton, el Gobierno de Estados Unidos trabajará para establecer nuevas sanciones regionales e internacionales contra Siria e además reforzar las ya existentes.
“Trabajaremos para cortar los suministros de armamento para el régimen sirio y haremos públicos los países que apoyan este régimen de forma financiera”, advirtió la secretaria de Estado.
El veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, impidió el sábado al máximo órgano de seguridad internacional, hablar con voz única ante la violenta represión que el régimen sirio ejerce contra su población desde hace once meses.
Estos países, manifestó la jefa de la diplomacia estadounidense, tienen la plena responsabilidad por el apoyo al régimen de Bachar al Asad, “lo que aumenta el peligro a una brutal guerra civil”.
La resolución buscaba una salida a la crisis siria mediante el apoyo el plan de transición de la Liga Arabe y que condenaba la violencia del régimen de Damasco contra la población civil.
Mientras tanto, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, afirmó ayer que su organismo continuará sus esfuerzos para lograr el fin de la violencia en Siria, a pesar del bloqueo de una resolución de la ONU.
Al Arabi aseguró en un comunicado que la organización panárabe seguirá coordinándose con el Gobierno y la oposición siria para conseguir el cese de los asesinatos y la protección de los ciudadanos.
El dirigente del organismo, con sede en El Cairo, insistió en la importancia de que la solución política a la crisis en Siria se logre a través de la iniciativa árabe, sin que ese país pierda su soberanía.
La hoja de ruta de la Liga Árabe estipula que el presidente sirio, Bachar al Asad, traspase sus poderes al vicepresidente, así como la formación de un Gobierno de unidad nacional.
Mientras que la Unión Europea (UE) lamentó que el veto de Rusia y China haya impedido al Consejo de Seguridad de la ONU adoptar una resolución de condena al régimen de Damasco por la violencia contra la población civil.
“Lamentamos profundamente que, debido al nuevo veto de Rusia y China, el Consejo de Seguridad no pudiera apoyar el llamamiento de la Liga Árabe en favor de un proceso político inclusivo, dirigido por Siria, llevado a cabo en un entorno de no violencia”, indicó en un comunicado la alta representante de la UE, Catherine Ashton.
Desde que comenzó la revuelta contra el régimen sirio en marzo pasado, más de 5.000 personas han perdido la vida por la represión gubernamental, según datos de la ONU, aunque los opositores señalan que las víctimas mortales superan las 7.000.

Sofía/EFE


Ver comentarios