Imperio de Sharapova se desmorona
“No quiero terminar mi carrera de esta forma. Espero que me den una nueva oportunidad”, afirmó la rusa Maria Sharapova. Archivo/La República
Enviar

201603092009490.recuadro-26.gif
Maria Sharapova sumó en 2015 su undécimo año como la atleta mejor pagada del mundo al embolsarse $29,7 millones, de acuerdo con el informe anual que realiza Forbes.
Fue la cuarta tenista en aparecer, solo por detrás de Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic.
Como la mayoría, su inyección económica principal no procede del deporte que practica ($6,7 millones), sino de los patrocinadores ($23 millones).
La rusa es la tenista más mediática de la última década, no importa el puesto que ocupe en el ranking mundial (sétimo) o que no le gane a la estadounidense Serena Williams desde 2004 (ha perdido en 19 de los 21 enfrentamientos).
Sharapova es la cara del tenis, ha formado un castillo alrededor de su imagen que, tras la confesión de estos días, que dio positivo a una prueba de dopaje, se desmoronó.
El golpe ha sido inmenso. Nike (marca de ropa deportiva), Porsche (vehículos) y Tag Heuer (fabricante de relojes de lujo) dieron un paso al lado y suspendieron sus vínculos comerciales con la rusa, de 28 años.
“Estamos entristecidos y sorprendidos. Hemos decidido suspender nuestra relación con Maria mientras la investigación continúe”, afirma el comunicado de Nike, que había estado ligada a la jugadora desde que tenía 11 años.
Pero todavía quedan otras marcas que no toman medidas. Por ejemplo, tiene ligámenes con Cole Haan (zapatos y accesorios femeninos), Evian (agua mineral francesa), American Express (banca), Avon y Supergoop (cosmética).
En lo deportivo no es claro cuál será su castigo luego del positivo por meldonium, un medicamento que mejora la circulación sanguínea y que este año fue incluido en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidoping.
“Cometí un gran error”, aseguró. Además, explicó que lo tomaba como un medicamento desde hace diez años por varios problemas de salud, incluyendo indicios de diabetes.
Según las normas, si el deportista demuestra ausencia de culpa (Sharapova dice que lo consumía desde hace diez años, cuando no estaba penado y por prescripción médica), la confesión es inmediata (se ha apresurado a contarlo ella) y la ayuda es sustancial (se mostró dispuesta a colaborar con la ITF) la sanción se podría reducir a dos años.
El 12 de marzo se conocerá su sanción, mientras por el momento se encuentra suspendida provisionalmente.


Ver comentarios