Impacto económico de la cultura
Enviar

La cultura de un país, una región o grupo de la población, como medio de atracción turística e impulso económico no es novedad. Los carnavales de Brasil y de otros países, tienen décadas de éxito tal como el Mardi Gras de Nueva Orleans, que ya tiene siglos de evolucionar.

El Desfile de las Rosas (Pasadena Tournament of Roses) se celebra el 1° de enero, fue iniciado hace más de 125 años y atrae miles de turistas a la ciudad de Los Ángeles, California, y millones de televidentes a nivel nacional e internacional.

Estos eventos culturales representan cientos de millones de dólares de ingresos al año en turismo local, nacional e internacional, desarrollo de una industria con miles de empleos, más el reforzamiento de una imagen-país positiva mucho más difícil de calcular.

En el Desfile de las Rosas 2013, Dole ganó su tercer trofeo consecutivo con una carroza (Dreaming of Paradise) decorada con más de 10 mil rosas de Costa Rica, Hawái y Tailandia, simulando un volcán activo y con 20 participantes ticos y ticas.

Desarrollada en torno a lo que se inició como una celebración religiosa, la industria alrededor de Mardi Gras en 2014 generó $465 millones de ingresos en la ciudad de Nueva Orleans (un 54% de aumento sobre la cifra de 2011), con más de 17 mil habitaciones de hotel, 74 mil puestos de trabajo, con más de 1 millón de turistas en solo esa semana y un estimado de 8 millones en el transcurso del año.

Por cada dólar que el gobierno de la ciudad gasta en servicios de seguridad, bomberos, sanidad, etc., se recuperan $8,50 en impuestos, matrículas, cuotas, multas, etc. En menos de cuatro años se ha duplicado la cantidad de habitaciones de hotel a casi 40 mil, con otros 1.381 en construcción, en el conjunto de ciudades en las cercanías de Nueva Orleans.

Este año COMEX y el ICT en conjunto anunciaron su interés en desarrollar una campaña promoviendo en el exterior la pluriculturalidad costarricense, reconociendo las microculturas en regiones de nuestro territorio, de esta forma el turismo podría continuar su liderazgo como motor económico del país.

Con más del 15% de la población costarricense con genes africanos, y una fuerte historia caribeña, Costa Rica tiene una gran oportunidad económica en invertir y fomentar las actividades culturales afrocostarricenses. 

Es muy importante reafirmar que solo un 40% de los afrocostarricenses vive hoy en la provincia de Limón, la mayoría reside en las otras provincias, lo que subraya la descentralización de los eventos y actividades.

En la década de 1950 los afrocostarricenses iniciaron una manifestación célebre cultural con su música, arte, literatura, cine, gastronomía, vestuario y desfile. Aun con la migración masiva del afrocostarricenses, tanto hacia el Valle Central como al exterior, se mantuvo el gran interés y entusiasmo en celebrar y exhibir su cultura como presentación de su identidad y ser. Hoy existe media docena de organizaciones afro que se dedican a organizar grandes eventos en Limón Centro, Heredia, San José, Cahuita y Siquirres, con impresionantes calendarios de eventos que atraen miles de participantes, estudiantes, microempresarios y turistas nacionales como extranjeros.

Agosto se ha convertido en el mes de la celebración cultural afrocostarricenses cuando esperamos traer músicos, artistas, actores y profesores de historia y literatura del extranjero; regresan familias y amistades al país a vacacionar, y sale el público nacional a apreciar los eventos festivos en diferentes partes del país.

No se encuentran estudios o instrumentos en el país para calcular el impacto económico de estas actividades en vuelos aéreos, hoteles, restaurantes, alquiler de autos, taxis, servicios de telecomunicaciones, y tantos otros servicios públicos y privados. Aun así, podríamos confiablemente presumir que la inyección de estos fondos en nuestra economía durante este periodo es muy significativa.

Una campaña de marketing enfocada en la pluricultura del país durante un periodo de varios años por parte del Gobierno establecería la base de conocimiento en el mercado exterior para impulsar el interés y crecimiento del turismo al país, la cual impulsaría la cadena de atracción de inversionistas en más hoteles, restaurantes, comercios, transporte y otros servicios. Igual de importante sería la formación de una industria donde los participantes en el desarrollo y manifestación de las culturas tuvieran la oportunidad de mejorar su calidad de vida en un sector con un fuerte futuro.
 

Ver comentarios