Enviar
Imitaciones de iPhone roban ventas

Apple se demora en lanzamiento del teléfono celular en Asia



John Liu y Chinmei Sung
Bloomberg News

Taipéi- Al final de un callejón en la ciudad más violenta de Taiwán, un Mercedes-Benz negro bloquea una puerta corrediza de vidrio que solo puede abrirse desde el interior. Adentro, los fanáticos de la tecnología pueden comprar imitaciones del iPhone por dos tercios de su precio.
Con pantalla táctil y el logotipo de Apple Inc. atrás, los “iClones” parecen iguales a los verdaderos. Apple no ofrecerá iPhones —que combinan un teléfono, música y reproductor de vídeo con Internet inalámbrica— en Asia hasta 2008. El dueño de la tienda en Sanchung, cerca de Taipéi, dijo que empezó a vender los aparatos en diciembre, seis meses antes de que el iPhone se lanzara en Estados Unidos.
“No podemos ignorar al iPhone, porque es tan fantástico”, dice Ben, quien habló bajo la condición de que lo identificaran solo por su primer nombre porque vender teléfonos pirateados es ilegal.
Los clones muestran cuán rápido se mueven los falsificadores asiáticos. Ben dice que su compañía diseñó las imitaciones a partir de imágenes puestas en Internet antes de que el máximo responsable de Apple, Steve Jobs, revelara el iPhone en enero. Las imitaciones le cuestan a la economía global $650 mil millones anualmente, estima la Cámara de Comercio de Estados Unidos. La portavoz de Apple, Jennifer Bowcock, se negó a especificar cuánto pierde la compañía a causa de los productos falsos.
“Cuanto más se demore Apple, mejor podrán los piratas robarle a la compañía”, dijo Chialin Lu, analista de Yuanta Core Pacific Securities Co. en Taipéi.
Jobs no ha explicado el atraso. Kevin Chang, analista de JPMorgan Chase & Co., dice que las operadoras necesitan tiempo para modificar sus redes para la tecnología de iPhone.
Apple, con sede en Cupertino, estado de California, que dijo haber vendido su millonésimo iPhone, se propone defenderse.
“Estamos decididos a perseguir a los falsificadores y otros que nos roban y que engañan a nuestros clientes”, dice Bowcock. En su sitio de Internet, Apple pide a los clientes que informen sobre hardware falso a [email protected]
Los teléfonos falsificados son producidos en lotes de 1.000 en una fábrica de Shenzhen, China, cerca de la frontera con Hong Kong, dice Ben, de 26 años. El publicita sus teléfonos en Internet y los vende por 8.900 dólares de Taiwán ($270). El 5 de setiembre, Jobs redujo el precio del iPhone más caro a $399, una rebaja de $200.
“Las entrañas no son difíciles”, dice Ben. “Lo difícil es el diseño y la parte exterior”.
Dice que su negocio ha vendido más de 10 mil clones en China, Hong Kong, Singapur, Malasia, Australia y Estados Unidos.
Ni, que habló bajo la condición de que lo identificaran solo por su apellido, dijo que empezó a vender los clones tras leer una nota periodística sobre el éxito del iPhone.
En Shanghái, los aparatos falsificados se mantienen bajo el mostrador en un puesto de un abarrotado mercado en el sexto piso de un edificio regado de basura, cerca de la estación del ferrocarril.
Los teléfonos se venden por 1.000 yuanes ($133) y Ni dice que la mayoría de sus ventas se hacen por Internet. Se negó a identificar a su proveedor, diciendo: “Es un secreto del oficio”.
Los piratas compran los componentes de compañías locales, luego arman los clones, dice Yang Yuxing, analista de Pekín en BDA China Ltd. Es posible contratar hasta 400 fábricas para hacer el trabajo, agrega.
Ver comentarios