Enviar
Contrataciones en el sector crecieron, tras dos años de estancamiento
Hoteleros afianzan empleo
Empresarios prevén leve repunte en ocupación

El sector hotelero ha afianzado un ciclo de crecimiento del negocio, tras un periodo negro en el que la actividad cayó a índices negativos.
Fueron necesarios todo 2010 y los primeros meses de este año para que el mercado retomara el rumbo ascendente, aunque tenue.
El empleo de la industria registró una incipiente subida, de un 6%, tras dos años de estancamiento.
El arribo de turistas registró un ascenso en el último año, para volver a los 2 millones de 2008, lo que hizo al mercado acrecentar sus números.
Los empresarios han reportado la mejoría, aunque la catalogan como leve. Pero comienzan a hablar de la reactivación de las inversiones.
Uno de los principales proyectos es el Centro de Convenciones en San José, cuya construcción prevén que comience el próximo año, para operar en 2013.
“En este primer trimestre ya se pronostican congresos, reuniones y eventos importantes que pasarán en el país, así como un crecimiento de grupos en el sector de negocios y en el de turismo e incentivos”, sostiene Ramón Diago, gerente general del Hotel Real Intercontinental.
La industria espera que tras la puesta en marcha de los nuevos proyectos haya un incremento en el arribo de turistas.
El reto está en lograr que los vacacionistas eleven su gasto promedio y estadía en el país, pues se prevé una disminución de ambos rubros.
En general, el turista redujo una noche su estadía, pasando de 11 días promedio a diez. Además, el gasto promedio diario bajó a $200.
Esto obligará a las compañías a optimizar su oferta de servicios, con un mayor valor agregado, para rentabilizar al máximo la estadía del viajero.
“Aunque las expectativas de consumo aumentan por parte de mercados como el de Estados Unidos, debemos ser cautelosos sobre el ritmo de recuperación, ya que no hay certeza de que estén al 100%”, fundamenta Alejandro Groizard, gerente general del Hotel Barceló San José Palacio.
Pese a que algunos datos mejoran, el negocio aún no recupera el terreno perdido durante la crisis.
Por ejemplo, el nivel promedio de ocupación, en 2010, fue del 55%. Mientras que la tarifa diaria rondó los $89 por persona, cuando generalmente superaba los $100.
La depreciación del dólar es otro de los efectos que aún golpean al sector, pues casi la totalidad de las transacciones son en esta divisa.
La Cámara Costarricense de Hoteles estima que por la apreciación del colón la industria ha bajado su nivel de ingresos en un 20%.
Además, los empresarios han tenido margen limitado para variar sus tarifas, ya que muchos de los reservas están pactadas hasta con un año de antelación con los operadores y agencias de viaje.
“Hemos conocido datos sobre el aumento en el ingreso de turistas. Pero los hoteles no han visto reflejado este aumento de manera pareja en todas las zonas y negocios”, señala Carlos Manuel Lachner, presidente de la Cámara.
Debido a la crisis, la Cámara ha reportado el cierre parcial o total de hoteles, en el Pacífico Central y en La Fortuna de San Carlos, debido a la falta de dinero para hacer frente a las deudas.
Además, del consabido enfriamiento en el desarrollo de proyectos en la zona guanacasteca.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios