Herediano manejó mejor su presupuesto
José Sánchez, el mejor del encuentro, se comió la banda derecha y atizó el costado más débil de Saprissa. Imagenesencostarica.com/La República
Enviar

El técnico morado Carlos Watson, conocido por su estudio del juego, calculó que sus tres centrales y dos contenciones podrían detener la velocidad por las bandas de los extremos florenses y controlar la repartición de Azofeifa. Esto finalmente podría sacarlo con vida de la casa de don Eladio, presupuestando un empate.

En el otro banquillo, un Hernán Medford más corajudo, colocó sus mejores jugadores, los más veloces, con mayor espuela y colmillo para ganar el campeonato en su estadio y así lo hizo.

Hernán dejó los experimentos de lado y puso a sus mejores elementos en el campo. Todos ellos, a excepción de José Leitón, saben lo que es ganar uno o más títulos de campeón. En todas sus filas suman unos 90 años de experiencia en fases definitivas.

La velocidad que le imprimieron José Sánchez por la derecha y Leitón por la izquierda, desarmaron el bosquejo del “Tío Watson”.

En la primera anotación, los tres que no estuvieron en el espejismo de victoria morada en la cuadrangular ante el Team, abrieron el cerrojo saprissista. Centro de Azofeifa para Sánchez quien sirvió a un Arrieta que le robó la espalda al defensor Cascante.

La estimación de Watson cayó al piso con esta anotación y fue abrumadoramente superior su rival.

“Herediano jugó mejor, aprovechó las oportunidades y se dio el resultado”, dijo el timonel tibaseño.

Los florenses se empeñaron en agrandar los agujeros en la defensa rival y no perdonó. Dejaron los conflictos, faltas y reclamos de lado para dedicarse a perforar la cabaña de Danny Carvajal.

Cada vez que los rojiamarillos juegan con dos puntas, golean y en esta ocasión evidenciaron las deficiencias de la alineación de cristal de este “Monstruito” que en defensa es un caos.

Heiner Mora es el encargado de mantenimiento del Saprissa, su versatilidad le da para intentar bloquear las goteras en la defensiva morada. Julio Cascante, su mejor ficha, es debutante en finales nacionales, Jeikel Medina no jugó tres partidos de manera consecutiva este año y el encargado de las coberturas es Dave Myrie, que hasta la fecha no tiene mérito alguno para continuar en la institución morada.

Jaylon Hadden, quien proyecta un buen futuro, debe madurar. Comenzar una carrera profesional debutando en etapas decisivas no es óptimo para un equipo aspirante al título, a menos que Watson no tuviera otra opción.

Y para profundizar en la herida, si el once titular no tiene peso, su banca es raquítica.

Para un partido de final, los jugadores que debían cambiar el rumbo del partido fueron Keven Alemán, Anllel Porras y Jorman Sánchez, los primeros dos carentes de talento para estar en un club grande y Sánchez en la guardería del fútbol, apenas afilando sus colmillos de leche.

En el Saprissa creen en la remontada, la magia de La Cueva. Pero esta magia va de la mano de un equipo que responda. Todo quedará para el domingo a las 3 de la tarde para tener al monarca del Verano 2017.

 

 

Ver comentarios