Enviar
Falta de inversión amenaza abastecimiento
Hay agua... pero mal distribuida

Oeste de San José y Guanacaste, zonas en rojo


Tenemos abundancia de agua en Costa Rica, pero hay un panorama de desabastecimiento. Hoy, este es el recuento final en el Día Mundial del Agua.
El crecimiento residencial y empresarial, frente a la falta de inversión en la red de transporte del líquido es el problema.
El oeste de San José y Guanacaste son las zonas que enfrentarán mayores necesidades.
Actualmente hay un rezago de casi $200 millones en los sistemas de abastecimiento.
Pero el requerimiento de inversiones, en las próximas dos décadas, supera los $600 millones.
El país deberá incluir a la empresa privada para responder a la necesidad de inversión.
Por cierto que el panorama de suministro se complicó en los últimos cuatro años, por las 20 mil nuevas solicitudes de servicio anuales.
En el país hay más de 600 mil abonados de este servicio público.
Las empresas urbanísticas y turísticas son las que más piden al Estado agua potable.
Las iniciativas de desarrollo actuales sí tienen garantizado el suministro inmediato.
Pero en los casos en que las compañías públicas no pueden dar agua, los empresarios optan por el autoabastecimiento.
Hay más de 5 mil concesiones para perforación de pozos para consumo humano.
Al menos la mitad de estos permisos se han dado en Guanacaste y en el área metropolitana.
Precisamente estas dos regiones son las que enfrentarán la mayor necesidad de agua en dos décadas.
En el caso guanacasteco, la dificultad es lo seco de la zona, y la sobreexplotación de las fuentes de agua.
“El oeste de San José posee restricción a nuevos desarrollos habitacionales, comerciales y oficentros, la demanda se está atendiendo”, dijo Yesenia Calderón, presidenta de Acueductos y Alcantarillados.
El Gobierno reconoce que tiene un déficit de infraestructura en el suministro, lo que amenaza el abastecimiento actual y futuro.
Incluso hay lugares en que se aplican racionamientos porque no se puede abastecer a la población, como en Pérez Zeledón.
Por otra parte, la salida a este estancamiento es invertir más dinero.
Sin embargo, el sector público actualmente no tiene la capacidad de hacerlo.
Las empresas estatales apuestan por un aumento en la tarifa.
Además de que han establecido créditos externos para fondear los desarrollos.
La expectativa gubernamental es destinar $480 millones al desarrollo de nueva infraestructura hasta 2016.
Para solventar la falta de financiamiento a futuro, el Gobierno promueve la participación de empresas privadas.
En Guanacaste es donde se ha utilizado más el sistema de codesarrollo de infraestructura de agua potable.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios