Guerra cambiaria resurge en Noruega tras años de gasto récord
Gahr Store, presidente del Partido Laborista, lidera las encuestas y está a punto de desbancar a la coalición dirigida por los conservadores en los comicios que se celebrarán el 11 de setiembre. Bloomberg/La República
Enviar

El próximo gobierno tendrá menos posibilidades de depender del fondo soberano del país de $980 mil millones, el más grande del mundo, para respaldar la economía tras la introducción de unas normas fiscales más estrictas a principios de este año. La regla limita el gasto al 3% del fondo, por lo que cuando la corona sube las inversiones en el extranjero pierden valor, disminuyendo la cantidad de dinero disponible para los políticos.

El presidente del Partido Laborista, Jonas Gahr Store, es muy consciente de ello. Gahr Store lidera las encuestas y está a punto de desbancar a la coalición dirigida por los conservadores en los comicios que se celebrarán el 11 de setiembre en el mayor productor de petróleo de Europa occidental.

"Parece que será un reto para aquellos que elaboren los presupuestos futuros", dijo Gahr Store en una entrevista después de un acto de campaña el miércoles en Oslo.

El político de 56 años ha criticado al actual Gobierno por unos gastos récord, pagados en parte con los primeros rescates directos del fondo de riqueza de $980 mil millones.

Los laboristas quieren revertir parte de los 22.400 millones de coronas ($2.800 millones) de recortes fiscales del Gobierno, en parte aumentando los impuestos sobre riqueza. El partido tiene la intención de atenerse a una norma presupuestaria que limita el gasto de los ingresos de petróleo. Sin embargo, dado el crecimiento del fondo a lo largo de los años, incluso acatando las reglas, el gasto ha ascendido a más del 7% del producto interno bruto.

"Es fantástico que Noruega sea el único país de Europa donde la oposición proponga gastar menos dinero que el Gobierno, este Gobierno ha gastado más dinero del petróleo en cuatro años que durante los doce anteriores, esto ha limitado el margen fiscal para el próximo Gobierno", dijo Gahr Store.

Sin duda, la administración noruega recurrió al fondo para combatir la mayor crisis del sector petrolero en una generación después de que los precios del crudo colapsaran. La primera ministra Erna Solberg también dijo que es necesario reducir el estímulo mientras la economía se recupera.

Pese a las críticas al gobierno por el gasto récord, Gahr Store dice que debería haber cierto margen de flexibilidad. Se puede gastar más en "malos tiempos" y menos en "buenos tiempos", dijo. Pero la canalización de fondos del petróleo en la economía ha de hacerse responsablemente, dijo. El gobierno ha probado el "límite" de lo que es posible.

Ver comentarios