Foto 1
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

El gobierno ya dio un claro indicio de que la situación de liquidez en sus cuentas es realmente delicada y sin dudas que seguirá.
La semana pasada confirmó que le costó encontrar financiamiento para los ¢80 mil millones que necesitaba para pagar los salarios de la primera quincena de diciembre del gobierno central (ministerios) y de otras instituciones con cargo al presupuesto, como la Asamblea, Poder Judicial y Contraloría, entre otros.
Incluso se atrasó en el depósito, aunque al final ya para el día 15 por la mañana todos los trabajadores fueron debidamente pagados.
Asimismo, y aunque no lo confirmó Hacienda (se les solicitó la información, pero nunca contestaron), varios conocedores del mercado financiero indicaron que corrió a finales de noviembre e inicios de diciembre para encontrar los ¢206 mil millones de los aguinaldos, mismos que se cancelaron el pasado 5 de diciembre.
Para nadie es un secreto que las cuentas de gobierno están en números rojos, pero tampoco hay transparencia respecto a la forma en cómo se están fondeando, ni a la forma en cómo se ejecutarán las próximas colocaciones, especialmente de mediano y largo plazo, así como la subida de tasas de interés que el mercado está esperando.
Por otro lado, hay quienes creen que esto es una medida tomada por el gobierno para ejercer presión política a la Asamblea para que le apruebe el paquete fiscal.

¿De dónde sale el dinero?
Esa es la pregunta que todos nos estamos haciendo, pero que Hacienda no responde.
Hay mucha especulación en el mercado, ya que se indica entre varios expertos que Hacienda ha estado ofreciendo títulos de muy corto plazo (menor a un mes) para poder tener los dineros de aguinaldos, así como de los salarios.
Esto pensando en que con el dinero que les entra del pago del impuesto de la renta, que venció el viernes pasado, tendrán más dinero para hacer frente a las obligaciones.
Inversionista hizo la gestión de consultar a Hacienda, pero no recibimos ninguna comunicación, más que recibieron las preguntas.
Asimismo, está pendiente todavía si se podrá o no colocar los $1.500 millones en bonos de deuda interna, ya que al parecer el trámite está “pegado” por no tener autorización constitucional de la Asamblea para que sean inversionistas internacionales los que compren dichos bonos.
Está claro que, sin este dinero, Hacienda debe presionar el mercado interno, pero al no querer subir las tasas, ofreciendo bonos de mediano y largo plazo, busca los recursos en el corto plazo.
Lo que se necesita es una adecuada y sistemática programación de subastas de títulos de gobierno a plazos estandarizados a todo lo largo de la curva y no seguir manejando la tesorería nacional sin un verdadero plan, indican varios expertos.
El viernes pasado Hacienda logró tener una buena captación que le ayudará a pagar las obligaciones que tiene pendientes, en especial con proveedores (varios consultados por La República indicaron que no les habían cancelado al viernes por la tarde) en dólares recibieron $76 millones y en colones ¢66 mil millones, habrá que esperar a hoy para ver como les va en la subasta.

¿Seguirá el problema?
Esta también es una respuesta que acarrea incertidumbre, ya que todo depende de lo que quiera realizar Hacienda con la colocación de la deuda, que por el momento es su única opción para financiar sus obligaciones.
Ellos no han querido incrementar las tasas de interés de sus bonos, por lo que el mercado cada vez ha participado menos de sus subastas.
Además, se debe tomar en consideración, que ya gran parte del ahorro privado está en manos de Hacienda, por lo que los recursos escasean y sin recibir un mejor retorno, no se espera que los inversionistas den más dinero a bonos de Costa Rica.
Otra opción, que es poco viable, es que el Banco Central imprima más colones, para que haya más liquidez en la economía, impulsando así un poco el crecimiento económico, pero iría en contra de su objetivo principal, que es mantener la inflación baja y controlada.
El gobierno pensó que con la colocación de los $1.500 millones solventaría sus obligaciones, pero esta no se ha dado por problemas de constitucionalidad.
Solo para enero, el gobierno debe desembolsar cerca de ¢370 millones entre remuneraciones y salario escolar, con la salvedad que no debe pensar en pagos de deuda, sino hasta febrero cuando se le vencen $35,1 millones.

¿Presión para aprobar proyectos?
Existe otra tesis, que esto es una acción del gobierno para ejercer presión a los diputados y que aprueben los proyectos de ley del paquete fiscal.
Por otro lado, muchos de los partidos reaccionaron e indicaron que nuevamente el gobierno siembra incertidumbre y zozobra en la población (como lo hizo en agosto con el anuncio presidencial) al no ofrecer claridad sobre el pago de salarios públicos.
Incluso, Liberación y la Unidad exigieron al gobierno dejar de manipular las necesidades de las y los trabajadores costarricenses para hacer valer sus intereses políticos.
 


Preocupación por cantidad de deuda
que se vence en 2018


El gobierno no solo debe pensar cómo financia el pago de los salarios, sino también un total de $889,7 millones en bonos en dólares y ¢546 mil millones en bonos en colones que se vencen el otro año.

Mes Serie Monto
Febrero G$210218 $35,1 millones
Mayo G$300518 $265,5 millones
Julio E$180718 $200,1 millones
Octubre E$241018 $200,7 millones
Noviembre G$211118 $188,1 millones

No hay acuerdo en un arreglo fiscal


Esto es lo que ven varios expertos y políticos de la situación que está sucediendo en nuestro país respecto a las finanzas públicas

Álvaro Trejos

Experto en finanzas
Consultor independiente

No se debe seguir manejando la Tesorería de esta manera

Me parece más un tema de incapacidad profesional y falta de planificación, que algo de fundamentales. El viernes fue el pago de impuestos. No se justificaría esto desde ningún punto de vista. No se debe seguir manejando la Tesorería de esta manera.
Lo que se necesita es una adecuada y sistemática programación de subastas de títulos del gobierno a plazos estandarizados, tanto de corto como de mediano y largo plazo.
El Banco Central puede comprar letras del Tesoro, en casos excepcionales (falta de liquidez), según el artículo 52 de su Ley Orgánica. Pero de nuevo, todo esto refleja incapacidad en la Tesorería Nacional para encontrar financiamiento.

Luis Vásquez

Jefe de fracción
PUSC

El gobierno debe ser más transparente

No estamos dispuestos a votar ningún proyecto y tampoco a avalar autorizaciones hasta que se le garantice el salario al sector público.
Esto tras la denuncia que realizó el jueves la Confederación de Trabajadores Rerum Novarum, manifestando que el gobierno no tiene dinero para pagar los salarios a los funcionarios públicos e incluso afirman que hay crisis de liquidez que se podría agravar.
Le consultamos al viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, sobre el atraso salarial de la primera quincena de diciembre, este no dio una justificación con una posible solución, por lo tanto se exige enmendar esta situación tan grave para el sector público.
La fracción de la Unidad está decidida a bloquear la agenda legislativa hasta que se solucione esta problemática salarial.

Karla Prendas

Jefa de fracción
PLN

Esto es un esfuerzo politiquero

Los costarricenses estamos ante un esfuerzo politiquero del gobierno de poner en vilo la estabilidad emocional y financiera de los servidores públicos, para generar presiones indebidas sobre el Congreso.
De no ser así, el gobierno debe dar respuestas claras de las razones de la falta de recursos para el pago de los salarios, sin explicarse por la falta de impuestos.
Aun cuando se aprueben impuestos hoy, su impacto en las finanzas cotidianas del gobierno sería a más largo plazo, por la implementación de las leyes
Para los liberacionistas este tema debió preverse mejorando la recaudación, y restringiendo el gasto público, y por supuesto con un mejor manejo macroeconómico.

 

Ver comentarios