Gobierno de Juan Diego Castro sería muy frágil en el Congreso
Juan Diego Castro, candidato a la Presidencia, deberá convencer a sus seguidores de votar por sus diputados para alcanzar sus objetivos. Archivo/La República.
Enviar

Si Juan Diego Castro, candidato del Partido Integración Nacional (PIN) alcanzara la silla presidencial, su mandato sería muy frágil en el Congreso, ya que se encontraría una Asamblea Legislativa multipartidista y una participación reducida de sus diputados.

La última Encuesta de Idespo de la Universidad Nacional evidencia que los costarricenses quebrarían su voto y apoyan a los candidatos, pero no así a los partidos políticos y dejan la puerta abierta a los minoritarios para que ingresen a Cuesta de Moras.

El 23,5% de los costarricenses entrevistados votaría para diputados por Liberación Nacional, el 11,8% por el Partido Unidad Social Cristiana, el 9,3% por el Partido Acción Ciudadana, el 7,1% por el Partido Integración Nacional y el 6,1% por el Frente Amplio.

“Dichas cifras deberían ser analizadas por Castro para pedirle a la gente que vote por él, pero también por sus diputados, de lo contrario, no podría obtener los objetivos de su gobierno. La gente le está apostando a la figura de Castro, no a su partido”, aseguró Francisco Barahona, politólogo.

Para el analista, las cifras deben analizarse con cuidado y ver si se mantienen hasta finales de enero porque “mucha agua electoral todavía puede pasar debajo del puente, sobre todo tomando en cuenta la cantidad de indecisos que existen”.

Y es que aunque los costarricenses afirman que prefieren en orden de importancia a Juan Diego Castro (16,4%), Antonio Álvarez (12,5%) y Rodolfo Piza (11,5%), que se disputan la presidencia en un empate técnico, evidencian que quebrarían su voto.

“Es algo muy normal que los costarricenses quiebren su voto y provocará que cualquier partido que llegue al poder, incluso Liberación Nacional que tiene la mayoría de apoyo en la encuesta, tenga que batallar contra viento y marea para alcanzar la aprobación de los proyectos urgentes para el Ejecutivo”, aseguró el analista Claudio Alpízar.

Una próxima administración sufriría el duro golpe del multipartidismo, como Luis Guillermo Solís, que en 2016, presentó 284 proyectos y tuvo un nivel de aprobación del 14%, según apunta el informe del Estado de la Nación de este año.

En 2015, convocó 203 iniciativas y logró un 8%, teniendo una leve mejoría porque en 2014 se entregaron 315 proyectos, con un nivel de aprobación del 3%, la más baja desde 1990.

Ver comentarios