Logo La República

Martes, 23 de abril de 2019



ACCIÓN


Gerente general de la UCR apunta a su autoridad para evitar el descenso

Walter Herrera [email protected] | Miércoles 23 enero, 2019

“Soy muy estricto y exigente y doy cariño, pero igual no pierdo de vista nada, todo lo controlo, ahí está la clave, no puedo cuando 11 directivos mandan”, dijo Olman Vega, gerente general del Fútbol Club UCR. Cortesía UCR/La República
“Soy muy estricto y exigente y doy cariño, pero igual no pierdo de vista nada, todo lo controlo, ahí está la clave, no puedo cuando 11 directivos mandan”, dijo Olman Vega, gerente general del Fútbol Club UCR. Cortesía UCR/La República


Una especie de autocracia deportiva y administrativa solicitada por Olman Vega, gerente general del Club de Fútbol Universidad de Costa Rica (UCR), fue una de las condiciones que puso para darle un giro al timón y buscar salvar al club del descenso en este Clausura 2019.

“Soy muy estricto y exigente y doy cariño, pero igual no pierdo de vista nada, todo lo controlo, ahí está la clave, no puedo cuando 11 directivos mandan”, dijo.

Desde octubre de 2018 al presente, la cara del club dio un giro de 180 grados, remozando su cuerpo técnico por completo, sacando de la planilla a quienes no rindieron a su gusto e incorporó a 16 jugadores, la mayoría experimentados que han pasado por varios clubes del país para buscar la salvación.

Sin embargo, el inicio de campeonato lo empezaron de gran manera, no solo acortando distancias con sus más cercanos perseguidores en la parte baja de la tabla general sino posicionándose en los primeros lugares del actual torneo.

LA REPÚBLICA conversó con el dirigente para conocer los cambios que se dieron en el club y sus aspiraciones para mantenerse en la máxima división.


ENTREVISTA

Olman Vega

Gerente general

Club de Fútbol UCR


Por la manera en que encara sus partidos la U, pareciera que la necesidad del equipo es clasificar a semifinales y no evitar el descenso

Cuando tomé este equipo lo diseñé para clasificar. Tengo muchísima experiencia en situaciones parecidas en otros clubes, no iguales pero cuando Jorge Bermúdez me contactó para que le ayudara con el club, le puse una condición que era dejarme manejar lo deportivo y administrativo totalmente; obvio, dándole las razones del porqué de las decisiones, ya había tenido malas experiencias en el pasado más reciente.

Había ido a ver dos juegos del torneo anterior y el equipo era muy malo, no corría y estaba sin motivación.


¿Cómo se dio el proceso de reestructuración?

Empezamos sacando cuerpo técnico y como siempre he estado en el fútbol, ya les había dado seguimiento a diferentes técnicos y asistentes y entre esos estaba Minor (Díaz) y me gustaba su perfil, fue goleador, jugó en Alemania, fue asistente de personas importantes como Jafet Soto, Hernán Medford, Jaime de la Pava y otros.

Minor era mi candidato para Belén cuando estuve ahí pero no lo concreté por diferentes razones, entonces ya él venía como mi candidato número uno.

Luego vienen Roberth (Arias) y el preparador físico, periodista y todo en cadena con gente de experiencia y ganas de trabajar.

Luego diseñé el equipo pensando que estábamos diez puntos abajo, mis número me decían que podíamos sacar los diez puntos que nos faltaban pero si pensamos en clasificar, inmediatamente deducimos que salimos del descenso, pero jamás se habla de descenso, sino de poner el equipo en primer lugar porque apuntamos arriba.


¿Cuál era la situación del club con la pasada administración en cuanto a deudas, salarios, etc.?

No estaba tan grave ni complicado administrativamente.


¿Cómo logran mantener una planilla “cara” con jugadores experimentados si el año pasado fueron el equipo que menor cantidad ingresó por taquillas?

En ningún equipo que he estado, no tradicionales, presupuesto las taquillas, porque usted dio la respuesta, los ingresos por afición no son muchos a menos que sea contra Saprissa, Alajuela, Heredia o Cartago.

Ahora que el equipo está dando buenos resultados van a ser más personas pero vivimos del trabajo que se hace con los patrocinadores, pero es muy fuerte, mucho trabajo porque cuando algo anda mal cuesta que la gente vuelva a ver.

Ha sido un esfuerzo de dos meses pero cuando uno quiere salvar al equipo hay que hacer la inversión.

La planilla es “cara” como usted dice, si el equipo desciende; pero si el equipo se salva la planilla es una inversión y no un gasto.


¿Cómo hacer que este esfuerzo no sea de un año para salvar la categoría y luego regresar a los puestos de abajo?

Eso es muy fácil, el principio de todo es saber administrar. Una cosa es la gente que sabe de fútbol porque escucha programas de radio, y otros los que dicen que saben porque jugaron fútbol y otros que sabemos administrar el fútbol.

Me he especializado y me ha ido bien, lo principal es mantener un presupuesto donde no gaste más de lo que ingreso, si uno es eficiente en las contrataciones, lo demás va a ser un éxito.