Enviar
Freestyle pierde un icono

La muerte del piloto Jeremy Lusk deja un vacío en la escena de los deportes extremos

Susana Ruiz y Daniel Chacón
[email protected]
[email protected]

La llama de esperanza que mantenían los familiares, amigos y seguidores del piloto de Freestyle, Jeremy Lusk, se apagó luego de que la cirugía realizada en el Hospital Calderón Guardia no lograra contener los daños generados en razón de su caída en el X-Knigths, realizado el fin de semana anterior en el estadio Ricardo Saprissa.
En ese evento, cayó mal de un truco llamado hart attack backflip, el cual consiste en girar la motocicleta en 360 grados y el mantenerse prácticamente como eje de la motocicleta. El impacto provocó serias lesiones en su cabeza. Inmediatamente se le trasladó al centro hospitalario, donde se le intervino y los doctores trataron de aliviar las lesiones.
Muchos de los aficionados, incluso de los pilotos, veían en Lusk a un ídolo que impactó a inicios de esta década con su estilo particular de desafiar la gravedad. A sus 24 años de edad era considerado un icono, con su expediente de seis años en estas disciplinas, medallas en competencias de primer nivel como los X-Games, X-Fighters y eventos regionales en Europa y Estados Unidos.
“Lusk es un piloto de muy alto nivel, de hecho el kiss of death que ejecutó fue una de las maniobras más arriesgadas de la noche. Este fue un evento con pocas prácticas, porque hasta el sábado mejoraron las condiciones del viento”, expresó tras el evento Charles Pagés, ganador del segundo lugar del X-Knights celebrado el fin de semana anterior.
Antes de competir, Lusk conversó con la periodista de Profesión Valor, Karina McDonald, a quien le confesó su temor por el viento; en entrevista que será transmitida hoy en 91.9 F.M.
“Como usted sabe, en esta época del año aquí es demasiado ventoso, y con esas condiciones es peligroso hacer trucos que incluyan maniobras con el backflip. En el tiempo que tengo de estar en Costa Rica, solo he practicado 15 minutos, pero voy a hacer mi mejor esfuerzo”, expresó Lusk el mismo sábado de la competencia.
Por su parte, el piloto Myles Richmond, quien ganó la prueba de Step Up, externó a ESPN, que “Jeremy me dijo que a él no le gustaban las rampas de este año”.
“Yo creo que el viento sí tuvo que ver en el accidente, pero también creo que la condición de él, no era la mejor a la hora de saltar en las prácticas”, dijo Richmond.
Ayer al mediodía, los encargados de la Medicatura Forense le notificaron a la familia que en el momento en que estuviesen listos todos los trámites podían trasladar el cuerpo de Lusk a Estados Unidos.
Por su parte, RPM TV, organizador del evento, ofreció una misa anoche en la iglesia de San Rafael de Escazú.
Ver comentarios