FMI ve desvanecerse el papel de EE.UU. como motor de crecimiento
El FMI estimó el crecimiento de EE.UU. en un 2,1% este año y de nuevo en 2018. Bloomberg/La República
Enviar

El mundo está dependiendo menos de su economía más grande para sostener la recuperación global, según el Fondo Monetario Internacional.

El fondo dejó sin cambios su pronóstico de crecimiento global en la última actualización trimestral de su Perspectiva Económica Mundial, publicada en Kuala Lumpur. La economía mundial crecerá un 3,5% este año, comparado con el 3,2% de 2016, y un 3,6% el próximo año, dijo el FMI. Las proyecciones para este año y para el próximo no cambiaron con respecto a las que publicó el Fondo en abril.

Más allá de las cifras de los titulares, sin embargo, los impulsores de la recuperación están cambiando porque el mundo depende menos de lo esperado de EE.UU. y el Reino Unido y más de China, Japón, la zona euro y Canadá, según el FMI, que tiene sede en Washington.

El dólar cayó a su nivel más bajo en 14 meses la semana pasada, ya que los inversionistas desestimaron la capacidad del gobierno del presidente Donald Trump de cumplir con su agenda económica luego de que los esfuerzos del senado republicano para reformar la atención médica se derrumbaran.

El FMI estimó el crecimiento de EE.UU. en un 2,1% este año y de nuevo en 2018, coincidiendo con lo que dijo el organismo el 27 de junio en su evaluación anual de la economía estadounidense. En la Perspectiva Económica Mundial de abril, había pronosticado un crecimiento de EE.UU. del 2,3% y el 2,5%, respectivamente, en 2017 y 2018. La economía se expandió un 1,6% en 2016.

"Las proyecciones de crecimiento de EE.UU. son más bajas que en abril, reflejan principalmente el supuesto de que la política fiscal será menos expansiva en el futuro que lo anticipado", dijo el FMI en el último informe.

En junio, el FMI dijo que había descartado presunciones de un impulso al crecimiento por parte de los planes de Trump de recortar impuestos y aumentar el gasto en infraestructura. El director de presupuesto del país, Mick Mulvaney, escribió en julio que el objetivo de la administración es "un sostenido crecimiento económico del 3%", y nombró al programa como "MAGAnomics" por el lema de campaña de Trump “Make America Great Again” (Hagamos a EE.UU. grande otra vez).

Al mismo tiempo, mientras el Reino Unido atraviesa las negociaciones del Brexit, el FMI también recortó su pronóstico para el crecimiento británico este año en un 0,3 punto porcentual al 1,7% a causa de una actividad más débil que la prevista en el primer trimestre.

"Esta previsión subraya exactamente por qué nuestros planes para aumentar la productividad y garantizar que obtengamos el mejor trato con la UE son de vital importancia", dijo el Tesoro del Reino Unido en una declaración por correo electrónico.


Ver comentarios