¡Federer milenario!
Roger Federer quería obtener su victoria número 1000 disputando una final y lo logró en Brisbane. Saeed Khan-AFP/La República
Enviar

¡Federer milenario!

Victoria número 1000 de su carrera le dio título en Brisbane

Roger Federer, primer cabeza de serie, doblegó por 6-4, 6-7 (2) y 6-4 al canadiense Milos Raonic en la final del torneo de tenis de Brisbane, Australia, y alcanzó las mil victorias en el circuito profesional.
Era el deseo del suizo festejar el millar de triunfos en la final de un torneo y en Brisbane logró un hito que le sitúa tras los estadounidenses Jimmy Connors (1253) e Ivan Lendl (1071), este último de origen checo, a quienes Federer reconoció “tomar como ejemplo porque su longevidad fue increíble”.
La final del torneo de Brisbane, en la que doblegó por 6-4, 6-7 (2) y 6-4 a Milos Raonic para acumular 83 títulos individuales, no igualará en emotividad a su primer triunfo en Wimbledon, en el año 2003 sobre el australiano Mark Philippoussis, pero sí tendrá un valor especial por ampliar a 29 el número de ciudades en las que conquistó al menos un título.
Brillante a lo largo del torneo, Federer construyó su ventaja en la primera manga sobre la fortaleza de su primer servicio y se valió de una única concesión de rotura de su rival, que en su compromiso de semifinales ante el japonés Kei Nishikori no cedió ni una sola vez el saque, para adjudicarse 6-4 el primer set.
Más irregulares se mostraron los jugadores en la segunda manga, en la que Milos Raonic restó para igualar el choque en dos ocasiones, con 4-5 y 5-6.
Entonces Federer disipó con solvencia la amenaza de su rival, y se dispuso a confirmar su octavo triunfo sobre el canadiense en el desempate.
Lo evitó Raonic, más certero al que dejó de forma inesperada en solo dos puntos: 6-7 (2).
El daño pudo ser mayor al comienzo de la tercera y definitiva manga, cuando Raonic vio premiada su ambición con dos posibilidades de rotura que sin embargo Federer desbarató.
El pulso se trasladó a todos los rincones de la pista y el canadiense se reivindicó no solo como uno de los mejores sacadores del circuito ATP sino que evidenció la mejoría de su tenis con grandes intercambios desde el fondo de la pista. También multiplicando su presencia cerca de la red.
Especialmente certeros en situaciones críticas, el primer y tercer favorito en Brisbane condujeron la final hasta el 5-4, con saque para Raonic. Con 30-15 favorable al canadiense, una pelota de Federer voló para superar la subida a la red de su adversario y cayó en la esquina izquierda de la pista para avistar el final.
El suizo agrandó su palmarés con el definitivo 6-4 y festejó el triunfo número 1000 de una carrera repleta de éxitos tras dos horas y 13 minutos de batalla.

Brisbane, Australia/EFE

Ver comentarios