Falta de permiso ambiental retrasa Circunvalación Norte
Enviar

Setena aún espera correcciones

Falta de permiso ambiental retrasa Circunvalación Norte

Obras no arrancarían hasta 2016

Habrá que esperar más para contar con la carretera de Circunvalación Norte, la cual minimizaría las presas de vehículos pesados en el casco central de la capital, debido a que el Gobierno no presenta los documentos para lograr el permiso ambiental.
Sin el aval no se pueden iniciar las obras en ningún punto de los 4 kilómetros que tiene la vía, desde la Uruca hasta su conexión con la ruta 32.
Lo que hace falta es que el Conavi, a cargo de la obra, corrija una serie de observaciones legales y técnicas hechas al estudio desde junio, como la ubicación de las áreas donde se instalarán los campamentos, las plantas de prefabricado, y un mayor detalle explicativo de la construcción de la vía por etapas.
También se requieren aclaraciones de los estudios geotécnicos, hidrológicos y de impacto a la zona, entre otras.
Todavía tiene tiempo hasta diciembre para responder, según la ley.
“Estamos esperando la entrega del anexo con las correcciones solicitadas. Una vez que ingrese, el departamento de evaluación ambiental tiene cinco semanas para responder, aunque dada la importancia que tiene el proyecto, podría ser un poco antes”, dijo Freddy Bolaños, secretario general de Setena.
El trámite lleva cerca de año y medio desde que se inició la solicitud.
Este no es el único tema que retrasa la Circunvalación Norte.
Aún se negocia la salida de unas 50 familias del precario Triángulo de la Solidaridad para dejar un trecho que permita a la empresa constructora hacer perforaciones para estudios de suelo que le permitan completar los diseños de la obra en ese punto.
Todavía hay que sacar a más de 200 familias que ocupan la franja por donde pasará la carretera.
Tampoco se conoce si se han logrado avances con algunas de las 73 expropiaciones pendientes a lo largo de la construcción.

201509242130350.12.png

Rodrigo Díaz
[email protected]

Ver comentarios