Logo La República

Sábado, 23 de febrero de 2019



EDITORIAL


Esfuerzo turístico rinde frutos

| Sábado 18 diciembre, 2010




Ahora más que nunca debemos atender con esmero y profesionalismo el desarrollo de nuestro turismo interno e externo

Esfuerzo turístico rinde frutos

Este año Costa Rica recibió 159 mil turistas más en comparación con los que nos visitaron en 2009, lo que representa un incremento del 8%.
Estas cifras, aunque reflejan el ingente esfuerzo desplegado por los empresarios turísticos en la difícil coyuntura ocasionada por la crisis mundial, se mantienen aún ligeramente por debajo de las registradas en 2008. Sin embargo no podemos olvidar que ese fue uno de los años más prósperos para el sector.
Estas cifras, más el crecimiento proyectado del 5% para 2011, nos permiten suponer que el país ha entrado en una alentadora etapa en lo que a esta actividad se refiere.
El turismo constituye una de las principales fuentes de divisas y es uno de los mayores generadores de puestos de trabajo, algo que el país ahora requiere urgentemente.
Su aporte este año ha sido significativo y lo será en 2011 para superar la crisis que ha venido amenazando a nuestra economía.
Ante este panorama, el impulso al sector turístico debe tomarse más en serio como política de Estado, tiene que convertirse en causa común en la que nos comprometamos todos para impulsar la recuperación del país.
Nuestras autoridades tienen que saber distinguir el valor de esta industria para nuestra economía, máxime después de haber soportado un año difícil en que debió enfrentar la fuerte volatilidad en el tipo de cambio, los desastres naturales y una sobreoferta formal e informal, entre otros factores negativos.
El Gobierno también debe evaluar muy concienzudamente el efecto que una reforma tributaria pueda tener sobre actividades económicas decisivas como el turismo. Más que un plan tributario se requiere una reestructuración fiscal que contemple la racionalización del gasto público, la optimización de los recursos y eficiencia en la recaudación de los impuestos existentes.
Ahora más que nunca debemos atender con esmero y profesionalismo el desarrollo de nuestro turismo interno e externo, procurando un crecimiento armónico y sostenido de nuestra oferta, tarea en la que deberán trabajar juntos los sectores público y privado.
Ello es posible en Costa Rica, país turístico de primer nivel, gracias a su oferta de paisajes tan atractivos como variados.
Pero la excelencia de nuestra oferta natural, hotelera y gastronómica no será suficiente si descuidamos la modernización de nuestras terminales portuarias, tanto marítimas como aéreas, si no adquirimos un mayor compromiso con la reparación de la infraestructura y con la seguridad de la ciudadanía y de nuestros visitantes.