Vilma Ibarra

Vilma Ibarra

Enviar
Miércoles 6 Abril, 2011


Hablando Claro
“Entrar quedando”


Cuando éramos chiquillos, el que llegaba de último podía darse con una piedra en el pecho si era aceptado en el juego. Pero también debía desempeñarse el doble para hacer méritos: no se trataba nada más de alcanzar a los que habían empezado primero, sino fundamentalmente de ganar adhesión, reconocimiento y como máxima aspiración posible respeto.
Luego de una buena faena uno terminaba en la “pulpe” buscando un boli, una kola o un helado de palito para calmar la sed después de haber superado el rezago y haber demostrado que había sido digno de entrar al juego…claro, siempre que a nadie se le hubiera metido entre ceja y ceja fregarle a uno el empeño, meterle tremenda patada en la espinilla o empujarlo en plena carrera para caer redondo; lo cual tenía como consecuencia quedar adolorido de cuerpo y corazón.
Me imagino que le debe estar doliendo mucho la espinilla a don Carlos Ricardo Benavides…
Es que no habían pasado dos horas con los zapatos nuevos para entrar de cambio al juego Zapote–Cuesta de Moras cuando se dejó meter tremenda patada de la capitana del equipo a vista de todo el aficionado.
La señora Presidenta ha dejado en terrible estado de debilidad expuesta a su nuevo Ministro de la Presidencia al haber retenido para sí el balón. ¿Cómo y cuáles maromas habrá de hacer el señor Benavides para ganarse el respeto entre sus pares los ministros y erigirse como el Ministro #1 del gabinete, si parece que en lugar de tener más poder del que tenía como titular de Turismo quedó tendido en el suelo en la primera jugada?
Pero además, ¿cómo podrá recomponer el enorme estropicio causado con una jugada pésima fuera del entorno de la fracción; es decir fuera de la sede del Primer Poder de la República donde se realizan todas las elecciones internas de las bancadas desde siempre, cuando alguien tuvo la brillante idea de aprovechar la presentación de Benavides en la Casa Presidencial y de paso reconfirmar en el cargo a la inamovible doña Viviana Martín?
¿Cómo le resultará factible a don Carlos Ricardo lidiar con una bancada partida en dos, dado que ayer todavía no hubo ningún acuerdo (el único posible era un candidato neutro para la desgastadísima jefatura verdiblanca) y por ahora Liberación Nacional tiene una fracción bicéfala con Martín a la cabeza de 13 y Sianny Villalobos como jefa de los 12 restantes? Por cierto, habrá que ir archivando el facilismo de dividir a los verdiblancos en aristas y lauristas porque la procesión marcha por otro lado.
Don Carlos Ricardo ahora está lesionado. Y también podría quedar quemado…pero ese era otro juego que también acostumbrábamos jugar. Por ahora baste con decir, que así sin pelota ni cancha mejor don Carlos Ricardo se hubiera quedado en su salón de entrenamiento.
Y a propósito: alguien sabe cuál es el poder omnímodo que tiene la diputada Martín para mantenerse en el cargo aun cuando se le agotó completamente el espacio político? Es que ese juego nunca me lo enseñaron cuando era chiquilla.

Vilma Ibarra