Enviar
Generan desaceleración tasas altas
Enfriado crédito empresarial

Menos empleo y producción, los efectos

El crédito empresarial está resfriado. El ritmo de crecimiento este año bajó a la mitad, si se compara con 2011.
La disminución crediticia ocurre por el alza en las tasas de interés y la bajada en la demanda de productos locales.
La ralentización coincide con la desaceleración de la economía nacional, que tiene cinco meses consecutivos de variación negativa.
El resultado en su empresa sería una menor producción.
Además de un golpe al empleo. Ninguna compañía contrata más colaboradores sin la garantía de financiamiento y más ventas.
Las micro, pequeñas y medianas empresas son las más afectadas porque necesitan el dinero bancario para su actividad.
A diferencia de las grandes, que cuentan con recursos de socios, acceso a empréstitos internacionales y hasta pueden emitir bonos de deuda.
Por otra parte, algunos empresarios esperan que la situación internacional sea más clara para tomar decisiones de inversión.
El problema es que la recuperación más dinámica de los principales socios comerciales del país —Estados Unidos y Europa— puede tardar varios años en llegar.
El resultado, junto con la ralentización del crédito, es que la actividad económica local tiene cinco meses consecutivos de variación negativa.
En la banca fue donde se generó la disminución crediticia, lo cual es relevante porque representa el 95% de los préstamos empresariales del país.
El crédito a empresas creció un 7% a agosto anterior, ocho puntos porcentuales menos si se compara con el mismo periodo de 2011, muestran los datos de Sugef.
“La desaceleración económica genera una leve merma en la demanda del crédito”, enfatizó Hairo Rodríguez, de Banco Cathay.
El crédito en colones empezó a perder atractivo para los empresarios porque, en el último año, comenzó un alza sostenida en los intereses.
La subida de la tasa básica pasiva referente para calcular los préstamos comerciales llegó esta semana al 11%, la más alta en los últimos tres años.
“Las microempresas se autoexcluyen de solicitar un crédito porque consideran que las tasas de interés son muy altas”, dijo Danilo Montero, director ejecutivo de Acorde.
Las opciones de su empresa, para evitar los colones caros, son acudir a otros medios de financiación, invertir utilidades de años anteriores o usar el arrendamiento de maquinaria.
Una medida puede ser endeudarse en dólares, que ofrece tasas menores, pero dependerá de si su compañía tiene algunos ingresos en esta moneda.
De lo contrario, la banca le solicitará mayores requisitos si su idea es optar por la moneda extranjera.
Asimismo, mientras en los bancos el crédito se ralentiza, en las financieras el escenario crediticio empresarial es otro.
En el último año los préstamos de este sector financiero a las empresas creció un 20%.
La diferencia frente a la banca es la posibilidad de tener una atención más personalizada con los clientes pymes y en la asesoría en el manejo de la empresa.
La cartera crediticia de las financieras representa apenas un 2% del total del sistema financiero.
Sin embargo, tienen varios años de crecimiento sostenido porque su nicho principal es el sector empresarial.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios